Examen de fondo de ojo
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El examen de fondo de ojo es una técnica que permite observar el interior del globo ocular para diagnosticar una enfermedad, o para comprobar la evolución de patologías como la diabetes o la hipertensión.

Resultados del examen de fondo de ojo

El estudio del fondo de ojo permite al oftalmólogo observar el interior ocular en tiempo real, por lo que se pueden interpretar inmediatamente los hallazgos y establecer un diagnóstico acertado. Sin embargo, el médico suele redactar un informe en el que describe todas las alteraciones si las hay.

El informe de los resultados de un examen de fondo de ojo describirá todas las partes del interior del ojo y su estado. Las partes esenciales que tiene que describir son el nervio óptico, la mácula o zona central de la visión, los pequeños vasos sanguíneos, y la periferia de la retina. El resto de estructuras suelen describirse sólo cuando están alteradas.

Si el examen de fondo de ojo no tiene un fin diagnóstico, sino que se utiliza para el seguimiento de enfermedades sistémicas como la diabetes o la hipertensión arterial, suele ser necesario tomar fotografías que el médico podrá guardar en el ordenador o imprimir en el momento, para adjuntarlas a su historial médico. Si no es posible realizar fotografías, la descripción tendrá que ser más precisa.

Cuando no es posible realizar un examen de fondo de ojo se puede recurrir a otras técnicas dependiendo de lo que queramos estudiar. Se puede realizar una ecografía del ojo para ver alteraciones internas, o en el caso de los estudios de la retina se puede realizar una Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), que permite obtener imágenes de cada célula de la retina como si fuese una biopsia.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 20/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio Jáuregui

Experto en urticaria

“En el tratamiento de la urticaria crónica se están obteniendo resultados muy prometedores, y en muchos casos espectaculares, con un anticuerpo monoclonal que se diseñó para tratar el asma grave”

 

1,3 de cada 1.000 niños son sordos

Uno de los primeros síntomas de pérdida auditiva en los bebés, y a los que los padres deben estar atentos, es que no reaccionan a los sonidos fuertes y tienen problemas para distinguir la procedencia de un ruido.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'

 

PUBLICIDAD