PUBLICIDAD

Salud al día
Varicocele
El varicocele es una enfermedad muy frecuente, crónica y progresiva, que afecta sobre todo a adolescentes. Puede producir dolor testicular o incluso infertilidad, por lo que es necesario diagnosticarla precozmente.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Diagnóstico del varicocele

Hombre en la consulta del urólogo
Para detectar un varicocele subclínico es necesario realizar pruebas de imagen

El diagnóstico del varicocele se realiza mediante la exploración física (cuando es un varicocele clínico) y se confirma con la realización de una ecografía Doppler testicular (la cual permite diagnosticar también los varicoceles subclínicos).

En la exploración física lo primero es observar detenidamente el escroto para comprobar si existen dilataciones que resulten evidentes a simple vista. A continuación, hay que realizar una exploración minuciosa de ambos testículos con las manos para buscar la presencia del varicocele. Ésta se debe realizar en decúbito supino (con el paciente tumbado hacia arriba), en bipedestación (con el paciente de pie) y con aumento de la presión abdominal, mediante la maniobra de Valsalva (que consiste en aumentar la presión abdominal, por ejemplo, indicándole al paciente que tosa).

Con la exploración física se puede detectar un engrosamiento del cordón espermático a expensas del sistema venoso, que se hace más evidente en bipedestación y con la maniobra de Valsalva. Es recomendable que la temperatura ambiente no sea muy baja, ya que las temperaturas frías hacen que los testículos se eleven hacia el área inguinal y esto dificulta el examen.

Si tras realizar el examen físico no hay evidencia de varicocele, es necesaria la búsqueda del varicocele subclínico mediante la realización de pruebas de imagen como la ecografía Doppler, la flebografía o la termografía. El doppler y la flebografía son las pruebas de referencia para el diagnóstico del varicocele subclínico, que se describe como el aumento en el número y diámetro de las venas espermáticas (ecografía escrotal convencional), o la demostración mediante flebografía o ecografía Doppler de reflujo venoso.

En todos los pacientes en los que se compruebe la existencia de un varicocele es necesario realizar una analítica de sangre y un análisis del semen (espermiograma), para intentar ver si existen alteraciones en la fertilidad. El espermiograma es el examen más importante que permite evaluar de manera rápida cómo afecta el varicocele a la fertilidad, ya que cualquier grado de varicocele puede influir significativamente sobre la calidad espermática. Siempre que se realice el diagnóstico de varicocele es necesario realizar al menos dos espermiogramas antes de tomar la decisión de intervención quirúrgica. Nunca debería de operarse un paciente sin este examen, que sirve además como control de su evolución.

Actualizado: 17 de Abril de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD