PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Tacto rectal
El tacto rectal es un examen que realiza el médico introduciendo un dedo por el ano del paciente, para palpar el final del tubo digestivo, y que le permite explorar el recto, la próstata o la zona posterior de la vagina.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es el tacto rectal

Qué es el tacto rectal

El tacto rectal es un tipo de exploración que realiza el médico a los pacientes cuando puede proporcionar información sobre su estado de salud. Es una exploración clínica, es decir, consiste en un examen físico realizado directamente por el médico, sin necesidad de aparatos o técnicas sofisticadas. Para ello el médico introducirá un dedo a través del ano y palpará el interior del final del tubo digestivo, el recto, en busca de signos patológicos de interés. No sólo se puede explorar el recto, gracias a la anatomía de la zona se puede palpar indirectamente la próstata en el varón y la pared vaginal posterior en la mujer.

Aunque parece una prueba agresiva, el tacto rectal es indoloro, dura unos segundos, y resulta tremendamente útil. Es una prueba que se realiza con mucha frecuencia, tanto en la consulta del médico como en las urgencias de cualquier hospital. Permite el diagnóstico de enfermedades digestivas, oncológicas y urológicas, que en muchos casos serían enfermedades fatales si no fuese por su detección precoz gracias al tacto rectal. Es por este motivo por lo que el tacto rectal no sólo se realiza en una especialidad en concreto, sino que se trata de una prueba de medicina general que puede realizar cualquier médico de atención primaria, y también con bastante frecuencia los urólogos y los gastroenterológos.

Por todo ello no se debe tener miedo al tacto rectal, su mala prensa no es merecida, y tiene un papel clave en la medicina. En ocasiones no basta con realizar un tacto rectal sencillo o éste indica que algo no va bien, y se debe valorar la utilización de otras técnicas más complejas como la rectoscopia, la sigmoidoscopia o la colonoscopia, todas las cuales consisten en visualizar el interior del tubo digestivo a través de tubos flexibles provistos de cámaras.

Actualizado: 30 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD