PUBLICIDAD

Salud al día
Varicocele
El varicocele es una enfermedad muy frecuente, crónica y progresiva, que afecta sobre todo a adolescentes. Puede producir dolor testicular o incluso infertilidad, por lo que es necesario diagnosticarla precozmente.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Qué es el varicocele

Gráfico del varicocele

El varicocele consiste en la dilatación de las venas que drenan la sangre de los testículos, producida por un reflujo o descenso de la sangre desde la vena renal al testículo. Este problema ocasiona una dilatación de las venas testiculares y, secundariamente, una lesión de la función de los testículos (el varicocele se ha relacionado con la infertilidad masculina, más concretamente, con una disminución en el número de espermatozoides, de su movilidad, morfología, y capacidad de fecundación).

Para comprender mejor cómo se produce la formación del varicocele, conviene conocer cómo funciona la vascularización testicular. La irrigación arterial de cada testículo la realizan tres arterias: la arteria testicular, la arteria del conducto deferente y la arteria cremastérica. En cuanto a la irrigación venosa, son varias las venas que salen del testículo y se unen entre sí formando el plexo pampiniforme. La vena testicular derecha desemboca casi siempre en la vena cava inferior (sólo el 1% de las veces lo hace en la vena renal derecha). La vena testicular izquierda, en cambio, desemboca siempre en la vena renal izquierda. Como la presión ejercida por la sangre es mayor en la vena renal izquierda que en la vena cava inferior, es más probable que se produzca reflujo sanguíneo en el lado izquierdo, produciéndose así la dilatación de las venas testiculares en el testículo izquierdo. Por ello, el varicocele es mucho más frecuente en ese lado (85-95% de los casos), aunque también puede ser bilateral.

Clasificaciones del varicocele

Es importante diferenciar el varicocele clínico (aquel que se puede diagnosticar mediante la exploración física) del varicocele subclínico (se diagnostica únicamente a través de pruebas radiológicas). Basándose en esto, los distintos tipos de varicocele se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Grado 0 (subclínico): no palpable ni visible en reposo o durante la maniobra de Valsalva (que consiste en aumentar la presión abdominal, por ejemplo, indicándole al paciente que tosa), aunque demostrable mediante pruebas especiales (ecografía Doppler).
  • Grado 1: palpable durante la maniobra de Valsalva, pero no de otro modo.
  • Grado 2: palpable en reposo, pero no visible.
  • Grado 3: visible y palpable en reposo.

Actualizado: 14 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD