PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Cuerpos extraños
Cuando un cuerpo extraño se introduce en el cuerpo a través de la piel, boca, nariz, oídos…, además de ocasionar molestias, puede generar complicaciones si no se actúa a tiempo y de forma adecuada.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Cuerpos extraños en ojos

A continuación te decimos las causas y síntomas de la entrada de un cuerpo extraño en el ojo, así como la mejor manera de actuar, y lo que nunca se debe hacer en estos casos:

Causa y síntomas de cuerpos extraños en ojos

La causa más común de un problema por un cuerpo extraño en el ojo es la entrada accidental en el mismo de pequeñas partículas de polvo, tierra, arena, metal, fibras, o el movimiento de las lentes de contacto.

Los síntomas más habituales que sufren cuando se tiene un cuerpo extraño en el ojo es escozor y dolor en el ojo afectado, enrojecimiento, molestias con la luz, lagrimeo, sensación de ardor, y dificultad para mantener el ojo abierto.

Qué hacer ante un cuerpo extraño en el ojo

Para evitar complicaciones cuando se advierte un cuerpo extraño en el ojo, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Antes de tocar el ojo es imprescindible lavarse bien las manos con agua y jabón abundante.
  • Sentar a la víctima con la cabeza echada hacia atrás, y colocarse en un lugar con buena luz y donde mejor visibilidad se tenga.
  • Utilizar dos dedos para abrir el ojo y pedirle al afectado que lo mueva hacia arriba y abajo, y a los lados, para buscar cualquier elemento extraño.
  • Para retirar el cuerpo extraño, emplear una jeringa (sin aguja) llena de agua, con la que se limpia la córnea, ladeando la cabeza del lado del ojo afectado para que caiga el agua y arrastre la suciedad o el cuerpo.
  • Si de esta manera no se elimina, pero se puede ver el cuerpo extraño, se puede intentar retirarlo con la punta de un pañuelo limpio o una gasa estéril.

Qué no hacer

Se deben conocer también posibles acciones que no son beneficiosas en caso de querer solventar un cuerpo extraño en un ojo.

  • Nunca frotar el ojo o dejar que la víctima se toque.
  • No intentar retirar el elemento por la fuerza o presionando con los dedos, pues podría arañar la córnea y causar más daño.
  • Evitar aplicar colirios o pomadas oftalmológicas.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD