PUBLICIDAD

Ojeras, soluciones para eliminarlas
Si estás harto de parecer cansado por culpa de las antiestéticas ojeras o de las bolsas debajo de los ojos, te enseñamos cómo mejorar su apariencia o camuflarlas con remedios caseros, tratamientos estéticos y tips de maquillaje.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Qué son las ojeras, tipos y causas de su aparición

Actualizado: 14 de agosto de 2019

Moradas, marrones, hundidas o hinchadas… las ojeras marcadas suponen un problema estético que apenas se puede esconder detrás de unas gafas de sol o de un buen corrector de maquillaje. Si sientes que tienes los ojos como un panda, quizás ha llegado el momento de intentar mejorar su aspecto.

Lo primero que hay que saber para poder tratar de forma efectiva las ojeras es su causa. La hipercromía idiopática del anillo orbitario –que es como se las llama de manera técnica– es una alteración visible de la coloración de la fina piel de la parte inferior de los ojos, que según la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) tiene entre 300 y 800 micras de grosor; para que te hagas una idea no llega a los 0,5 mm, cinco veces más fina que la del resto del rostro.

Aunque se crea que las ojeras aparecen tras una noche sin dormir o por el cansancio, en la mayoría de los casos su aparición está determinada por la genética, concretamente por la herencia, mientras que el resto de factores solo las hacen más visibles. Aun así, ser descuidado o tener malos hábitos puede hacer que se acaben marcando más de lo normal.

Tipos de ojeras

A través de la piel de la zona inferior de los ojos, que parece casi transparente, se pueden percibir los vasos sanguíneos, capilares y la acumulación de líquido, esto es lo que le dota de ese color oscuro tan llamativo. Existen diferentes tipos de ojeras, tal y como nos ha contado la Dr. Carla Barber, de la clínica de medicina estética que lleva su nombre, y son los siguientes:

  • Ojeras marrones

    Ojeras marrones

    Aparecen por una hiperpigmentación de la piel debido a la mayor producción de melanina en la zona de debajo de los ojos; en la mayoría de los casos se deben a una sobreexposición solar sin la protección adecuada, aunque también pueden estar causadas por una alteración hormonal. Son más comunes en personas con la piel morena.

  • Ojeras vasculares

    Ojeras rojo-azuladas o vasculares

    Ocurren cuando la piel es más fina y clara, lo que provoca que los vasos sanguíneos se hagan más visibles, de ahí que tengan este color azulado. Son propias de personas con una tez clara y se intensifican por un drenaje linfático y vascular irregular, así como con el cansancio, la falta de sueño, el insomnio, o el consumo de tabaco, alcohol, o algunos medicamentos.

  • Ojeras hundidas

    Ojeras hundidas

    Se caracterizan por la presencia de surcos profundos que marcan la cuenca del hueso orbital de los ojos. Esto tiene lugar por el descenso de la grasa facial por el paso de los años, o por el bajo peso.

  • Bolsas en los ojos

    Bolsas en las ojeras

    Se forman por la acumulación de líquidos en la zona inferior de los ojos, o por el descolgamiento de la piel a edades avanzadas.

Por qué aparecen las ojeras

Las ojeras pueden aparecer por diversas causas, aunque la más prevalente es la genética o hereditaria. Con el paso del tiempo la piel va perdiendo elasticidad, pero también grosor, haciendo que la finísima epidermis de las ojeras transparente todavía más los capilares, o que se pegue más al hueso, marcándolas mucho. Las principales causas de la aparición de esta afección son:

  • Enfermedades

    Enfermedades

    Como problemas circulatorios, que hacen que en la zona inferior de los ojos se acumule la sangre, que dota de color oscuro e inflama la zona. También pueden propiciar la aparición de las ojeras las enfermedades renales, la dermatitis atópica, el lupus eritematoso, conjuntivitis o el hipertiroidismo.

  • Problemas hormonales

    Problemas hormonales

    La alteración en las hormonas, como la que se produce durante el embarazo o la menopausia, puede provocar la hiperpigmentación de las ojeras y la retención de líquidos, haciéndolas más visibles.

  • Anemia

    Anemia

    La falta de hierro en la sangre contribuye a la pobre oxigenación de los tejidos, pudiendo crear coágulos en los vasos sanguíneos de la zona de los ojos.

  • Alergias

    Alergias

    Especialmente las respiratorias, que cursan con una congestión nasal, como el asma. Esto se da porque la fricción al sonarse los mocos o secar el lagrimeo constante irrita la piel de las ojeras y empeora su estado.

  • Exceso de sol

    Exceso de sol

    Si tomas demasiado el sol, o lo haces sin protegerte lo suficiente se puede producir gran cantidad de melanina para proteger la fina capa de piel de los ojos de los rayos UV del sol. Esta melanina hiperpigmenta los tejidos apareciendo así las ojeras oscuras.

  • Cansancio y estrés

    Cansancio y estrés

    No haber dormido lo suficiente, no haber descansado bien, o estar pasando una situación de estrés, pueden aumentar la dilatación de los vasos sanguíneos, por lo que son más visibles a través de la fina piel.

  • Fármacos

    Fármacos

    Algunos medicamentos tienden a colorear la zona de la ojera de un color más oscuro, pues es fotosensible. Sin embargo, no hay que preocuparse en exceso pues un tiempo después de dejar el tratamiento suelen remitir por completo.

  • Dieta inadecuada

    Dieta inadecuada

    Basar la alimentación en productos ultraprocesados y reducir el consumo de frutas y verduras puede empeorar la calidad de la piel y, por tanto, hacerla susceptible a las ojeras.

  • tabaco y alcohol

    Tabaco y alcohol

    El tabaco reduce la cantidad de oxígeno que llega a las células, por lo que la piel no está todo lo oxigenada que debería para mantenerse suave y tersa. Por su parte, el alcohol fomenta la deshidratación, por lo que también propicia el deterioro de la piel.

  • Pantalla de ordenador

    Abuso de las pantallas

    Pasar muchas horas delante de la pantalla del ordenador, de la tablet o del móvil puede pasar factura a tus ojeras, pues dilata los vasos sanguíneos y los torna de un color azul o violeta.

  • Mala higiene

    Mala higiene

    No desmaquillarse correctamente antes de dormir puede aumentar el daño de la piel tan sensible de las ojeras. Recuerda seguir el ritual de limpieza facial antes de irte a la cama.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD