Amniocentesis
Escrito por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
Descubre cuándo y cómo se realiza, y cómo prepararte para esta prueba diagnóstica en la que se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico con el fin de estudiar posibles trastornos fetales.
Amniocentesis

Qué es la amniocentesis

La amniocentesis es una prueba diagnóstica que se realiza durante el embarazo y en la cual se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico con el fin de estudiar posibles trastornos fetales.

El líquido amniótico rodea al feto y le protege. Está situado dentro del saco amniótico, que es una bolsa que está a su vez dentro de la cavidad uterina. El líquido amniótico contiene células fetales y sustancias químicas producidas por el feto que son las que se estudian tras la realización de esta prueba.

Este líquido se obtiene a través de una pequeña punción con una aguja fina que se introduce a través de la pared abdominal y del útero. A la vez que la punción se realiza una ecografía para guiar correctamente la dirección de la aguja y extraer el líquido del sitio adecuado.

¿Cuándo se hace una amniocentesis?

Las indicaciones principales de la amniocentesis son las siguientes:

El estudio de malformaciones o enfermedades genéticas en el feto, como por ejemplo la trisomía del cromosoma 21 o síndrome de Down. Generalmente se indica cuando las pruebas de cribado de malformaciones que se realizan durante el embarazo dan resultados anormales. También se puede indicar cuando algún miembro de la pareja es portador de algún defecto genético o cuando hay historia de alteraciones cromosómicas o malformaciones fetales, tales como la espina bífida, en embarazos previos. Se suele realizar entre las semanas 15 y 18 del embarazo.

Se utiliza para determinar si los pulmones de un feto están lo suficientemente maduros como para que pueda nacer con seguridad. Esto puede estar indicado si se está considerando terminar con el embarazo antes de tiempo por riesgo para la madre o para el feto. Este tipo de amniocentesis se realiza entre la semena 32 y 36. Antes de la semana 32 es muy probable que los pulmones del feto estén aún inmaduros.

Sirve para diagnosticar una posible infección intrauterina.

Se puede determinar el sexo del feto.

Se puede conocer el factor Rh del bebé y evaluar la gravedad de una anemia en el feto en caso de incompatibilidad Rh con la madre.

Se puede usar como tratamiento para disminuir la cantidad de líquido amniótico en casos en los que hay líquido en exceso (polihidramnios).

 

Temas en este artículo

Actualizado: 16/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Virginia Sánchez

Experta en psoriasis

"Los medicamentos biológicos son más seguros y eficaces que los tratamientos sistémicos clásicos de la psoriasis, y en la mayoría de los casos controlan los brotes, haciendo desaparecer de forma total o casi total las lesiones cutáneas"

 

30% de pacientes que acude a consulta de otorrinolaringología sufre vértigo

Se trata de un trastorno muy frecuente en personas mayores de 65 años, que puede deberse a múltiples causas, y se acompaña de inestabilidad y mareo.

Fuente: 'Asembior'