Pruebas médicas
Electromiograma
El electromiograma se usa para estudiar el sistema nervioso periférico y los músculos que inerva, y permite diagnosticar enfermedades neuromusculares, así como determinar su intensidad y origen.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Electromiograma

El electromiograma es una prueba que se usa para estudiar el funcionamiento del sistema nervioso periférico y los músculos que inerva. Gracias a él se pueden diagnosticar con precisión enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas, y permite clasificarlas según su intensidad y origen. La prueba consiste esencialmente en registrar mediante electrodos especiales las corrientes eléctricas que se forman en los nervios y músculos al producirse contracciones.

Desde el siglo XVII ya se conocía la capacidad que tenían los músculos de producir corrientes eléctricas, gracias al estudio de los músculos de los peces raya. Pero hasta 1890 no llegó a realizarse el primer registro de actividad eléctrica muscular por el doctor y fotógrafo francés E. J. Marey; a partir de entonces, la técnica se perfeccionó y en la segunda mitad del siglo XX se consiguieron desarrollar electrodos minúsculos que podían registrar la actividad eléctrica célula a célula.

Con esta prueba se puede identificar si las alteraciones neuromusculares se deben al músculo o a las fibras nerviosas. Para ello analiza básicamente:

La amplitud de las corrientes eléctricas.

El número de fibras musculares que se contraen.

El tiempo que tardan en contraerse.

El tiempo que se mantienen contraídas.

    El médico que analiza este tipo de pruebas es el neurofisiólogo o neurólogo, y con esos datos iniciales podrá hacer un análisis bastante aproximado del origen de las alteraciones. No es una prueba muy cara, pero su interpretación puede ser difícil en ocasiones, y siempre debe acompañarse de un buen estudio médico completo mediante entrevista clínica y exploración física. Debe ser realizada por expertos, y sólo cuando vaya a ser útil para determinar un diagnóstico o ajustar un tratamiento. Se suele realizar en unidades neurofisiológicas específicas que hay en hospitales y clínicas.

    El electromiograma es una prueba segura, útil y sencilla de realizar, y a día de hoy se trata de una prueba de rutina en muchos centros hospitalarios, incluso en los más pequeños.

    Etiquetas: 

    Escrito por:

    David Saceda Corralo

    Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
    David Saceda

    Entrevista con el experto

    Dr. Félix Armadá-Maresca

    Dr. Félix Armadá-Maresca, experto en uveítis

    “Las causas más frecuentes de uveítis son las autoinmunes, asociadas a enfermedades reumatológicas como la espondilitis anquilosante, o la artritis reumatoide, aunque hay otras de origen infeccioso, traumáticas…”

    Dr. Félix Armadá-Maresca

    Jefe de oftalmología del Hospital La Paz

    Salud en cifras

    20%
    de las mujeres de entre 20 y 50 años padece acné
    Fuente: 'Instituto de Dermatología Integral'