PUBLICIDAD

Salud al día
Dispepsia
La dispepsia o indigestión es una sensación de malestar en la parte superior del abdomen que se presenta casi siempre durante o después de la comida. Identifica qué la causa para poder controlarla.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la dispepsia

Un médico palpa el abdomen a su paciente

La exploración física en una persona con indigestión suele ser normal, aunque puede haber cierta sensibilidad en la parte alta y central del abdomen a la palpación.

Para el diagnóstico de la causa de la dispepsia, lo primero y más importante que debe hacer el médico es una historia clínica completa y detallada del paciente. Hay que determinar el tipo de molestia (dolor o quemazón, plenitud posprandial –sentirse muy lleno tras comer–, saciedad precoz), la localización concreta y si se irradia hacia otros puntos, el momento en el que aparece, su relación con las comidas o la aparición con algún alimento concreto. Además, nos deberán preguntar con qué frecuencia aparecen los síntomas, si son muy intensos y si hay algo que los alivia. También nos preguntarán por los mencionados síntomas de alarma.

La exploración física en una persona que presenta indigestión lo más frecuente es que sea normal, aunque puede haber cierta sensibilidad en la zona epigástrica (en la parte alta y central del abdomen) a la palpación. Encontrar alteraciones como aumento del tamaño del hígado, bultos en el abdomen, presencia de ganglios aumentados de tamaño en alguna localización o la coloración amarillenta de la piel, harán pensar al médico en alguna causa orgánica de gravedad.

En los estudios analíticos en general no suele haber alteraciones, aunque la anemia por falta de hierro o la alteración del perfil hepático pueden sugerir alguna causa determinada de la dispepsia.

La prueba más importante que se suele realizar en el estudio diagnóstico de la dispepsia es la endoscopia digestiva alta o gastroscopia. Es mucho más sensible y específica que los estudios radiológicos con contraste que han caído en desuso. Además, permite la toma de biopsias para el estudio de las causas de dispepsia.

Se debería realizar una endoscopia digestiva alta a todos los pacientes mayores de 45-55 años que comienzan con dispepsia. También se debe realizar a los menores de esta edad que tengan algún síntoma o signo de alarma (pérdida de peso, vómitos con sangre, heces con sangre roja o digerida, vómitos persistentes, dificultades para tragar, ausencia de ingesta de alimentos por incapacidad para comer por la intensidad de los síntomas, saciedad precoz, anemia o falta de hierro, antecedentes familiares de cáncer gastrointestinal superior, coloración amarillenta de ojos o piel, masa en el abdomen o ganglios aumentados de tamaño, antecedentes de cirugía gástrica, antecedentes de úlcera). El temor importante a padecer un cáncer podría justificar también la realización de la prueba.

En los pacientes jóvenes sin síntomas de alarma no siempre es necesaria la gastroscopia. Así, ante casos de indigestión o digestión pesada se suele hacer lo siguiente:

  • Si se toman antiinflamatorios con frecuencia, retirarlos y observar si desaparece la dispepsia.
  • Si hay síntomas asociados de reflujo gastroesofágico, administrar tratamiento (inhibidor de la bomba de protones, es decir, omeprazol o similar), y si se resuelven la dispepsia y la pirosis, tratar al paciente como si tuviera una enfermedad por reflujo gastroesofágico.
  • Si el paciente no toma antiinflamatorios ni tiene síntomas de reflujo gastroesofágico, se puede realizar una prueba para buscar Helicobacter pylori (un test del aliento o un análisis de heces) y si es positiva tratarlo, o tratar directamente con omeprazol o similares. Si se resuelve la dispepsia, no habría que hacer nada más. Si no se resuelve, es cuando ya se podría añadir algún otro fármaco o subir la dosis del protector gástrico. Si en cuatro semanas no se resuelven los síntomas, ya se realizaría la endoscopia.

Actualizado: 25 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD