La prueba del aliento es un test médico que se realiza a los pacientes con sospecha de padecer una infección por una bacteria llamada Helicobacter pylori. Esta bacteria se encuentra en las paredes del estómago, y sobrevive en un ambiente ácido gracias a una enzima que se llama ureasa. Esta enzima consigue convertir la urea en productos básicos que reaccionan con el ácido y mantienen un microambiente con un pH apto para la supervivencia del H. pylori.

PUBLICIDAD

La implicación de esta bacteria en varias patologías gástricas no se descubrió hasta los últimos años del siglo XX, por lo que los tratamientos y las pruebas disponibles no existían hasta hace unos pocos años. Gracias a su descubrimiento se han conseguido tratar patologías graves como la úlcera de estómago con tan solo un sencillo tratamiento médico a base de antibióticos, evitando así cirugías complejas.

Uno de los métodos para comprobar si el H. pylori coloniza el estómago o no es la prueba del aliento. Consiste en tomar una dosis determinada de urea en forma de cápsula y, tras un tiempo concreto, medir la urea que se exhala con el aliento. La cantidad de urea exhalada depende directamente de la presencia de H. pylori en el estómago.

PUBLICIDAD

Existen otras pruebas para diagnosticar la infección por H. pylori. Algunas de ellas son la realización de serologías en un análisis de sangre, el examen de heces o la biopsia a través de una endoscopia. Sin embargo, la prueba del aliento es la más eficaz y la más sencilla de realizar, tanto para el médico como para el paciente.

PUBLICIDAD

Creado: 16 de mayo de 2014

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD