PUBLICIDAD

Salud al día
Hiperplasia benigna de próstata
La hiperplasia benigna de próstata consiste en un aumento del tamaño de la glándula prostática que produce dificultad para orinar, y es frecuente en hombres mayores de 50 años. Conoce sus síntomas y cómo se trata.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Diagnóstico de la hiperplasia benigna de próstata

Para el diagnóstico de la hiperplasia benigna de próstata se debe comprobar la existencia de un aumento del tamaño de la próstata, la presencia de síntomas compatibles con la afección, y la existencia de una obstrucción por debajo de la vejiga.

  • Historia clínica: ante la sospecha de una hiperplasia benigna de próstata es necesario preguntar al paciente sobre la presencia de síntomas que hagan pensar que padece esta enfermedad (síntomas irritativos u obstructivos). Estos síntomas no son específicos de la hipertrofia benigna de próstata, de tal forma que también pueden aparecer en varones con una próstata normal debido a otras enfermedades como la diabetes, una infección de orina, o por el consumo de fármacos. Una historia clínica cuidadosa nos permitirá realizar un diagnóstico diferencial.
  • Escala Internacional de Síntomas Prostáticos (IPSS): para valorar la intensidad de la clínica de la hiperplasia benigna de próstata se han utilizado diferentes cuestionarios, siendo el más usado la Escala Internacional de Síntomas Prostáticos (IPSS). Consta de siete preguntas sobre los síntomas que padece el paciente, con seis respuestas posibles que puntúan entre 0 y 5 según la intensidad de la clínica. Además, existe una pregunta independiente que valora la influencia que tienen los síntomas sobre la calidad de vida del paciente.
  • Exploración física y tacto rectal: ante la mínima sospecha de una hiperplasia benigna de próstata debe realizarse una exploración física completa que incluya un tacto rectal. Éste permite obtener información sobre el tamaño, la forma y la consistencia de la próstata, así como comprobar la existencia de nódulos. Además, permite realizar el diagnóstico diferencial con otras enfermedades, como el cáncer de próstata.
  • Analítica de sangre: la realización de un análisis de sangre que permita ver los valores en ésta de sustancias como la creatinina es útil para comprobar la existencia de complicaciones, como una insuficiencia renal. La determinación en sangre de los niveles de una sustancia conocida como PSA (antígeno prostático específico) se realiza de forma bastante generalizada en los pacientes con síntomas del tracto urinario inferior. Sin embargo, no es una práctica correcta, pues estos pacientes no tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Sólo se debe solicitar el PSA si se sospecha cáncer de próstata.
  • Análisis de orina: puede ser normal o estar alterado en pacientes con hiperplasia benigna de próstata. Su utilidad radica en que permite identificar complicaciones o descartar enfermedades que cursan con síntomas similares.
  • Ecografía suprapúbica: aporta información sobre el tamaño de la próstata, la presencia de residuo postmiccional (orina que permanece en la vejiga retenida después de haber realizado una micción), y la existencia de complicaciones asociadas. En la evaluación de la hiperplasia benigna de próstata, la ecografía se realiza primero con la vejiga llena y, posteriormente, se repite con ésta vacía, para valorar así el residuo postmiccional.
  • Flujometría urinaria: es una prueba no invasiva que permite cuantificar el flujo urinario. Permite valorar, de forma relativamente fiable, la existencia de obstrucción. Consiste en recoger una micción espontánea en una balanza de precisión acoplada a un temporizador que registra el flujo urinario. Antes de someter a cualquier paciente a una intervención quirúrgica por hiperplasia benigna de próstata es imprescindible practicar una flujometría u otra prueba urodinámica para valorar la existencia y el grado de obstrucción. 

Actualizado: 2 de Septiembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD