PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Traumatismo craneal
Accidentes, caídas o golpes pueden provocar una lesión en el cuero cabelludo, el cráneo o, más profundamente, en el cerebro. Nunca se debe restar importancia a un golpe en la cabeza, aprende cómo actuar.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

¿Qué es un traumatismo craneal?

El cerebro es un órgano esencial que controla todo el cuerpo de múltiples maneras, en él se encuentra el centro de mando y cualquier daño podría repercutir en el resto del cuerpo o en la conducta de la persona. El término ‘traumatismo craneal’ se utiliza cuando se produce una lesión en el cuero cabelludo, el cráneo o, más profundamente, en el cerebro. Por tanto, entran en esta categoría tanto los pequeños golpes que provocan abultamiento de la zona, como las lesiones cerebrales graves.

Aunque el cráneo humano es más resistente de lo que parece, no se debe restar importancia a un golpe en la cabeza. La observación atenta puede indicar la gravedad del golpe y si será necesaria atención especializada para prevenir secuelas, especialmente en niños pequeños y ancianos, pues son los más vulnerables a este tipo de lesiones.

Causas de un traumatismo craneal

Una de las principales causas de traumatismo craneal son los accidentes de tráfico, sobre todo aquellos donde están involucrados motoristas sin casco o personas que no lleven los cinturones de seguridad puestos.

También suelen ser causa de traumatismo craneal los accidentes debidos a caídas o golpes, y se dan con mucha frecuencia en el medio doméstico; aunque también pueden producirse como consecuencia de accidentes relacionados con actividades deportivas.

Igualmente, entra dentro de los traumatismos craneales un problema llamado ‘síndrome del niño zarandeado’, que es cada vez más frecuente. En los niños menores de tres años el cerebro todavía no ocupa todo el espacio craneal y, al agitarlo bruscamente de adelante hacia atrás, el cerebro golpea las paredes interiores del cráneo causando lesiones graves. Es también una forma de maltrato físico infantil y una de las causas de muerte más habituales en los bebés maltratados.

Prevención del traumatismo craneal

La mejor manera de evitar este tipo de situaciones es la prevención, y para ello hay algunos buenos hábitos que son aconsejables implementar en la vida diaria:

  • En la medida de lo posible, evitar que los niños realicen actividades peligrosas tales como subir a lugares altos desprotegidos.
  • Llevar siempre el cinturón de seguridad puesto en el vehículo, al igual que el casco si vamos en motos o bicicletas.
  • Nunca conducir ningún tipo de vehículo bajo los efectos del alcohol o las drogas, y evitar que otras personas lo hagan.
  • Aplicar siempre las medidas de seguridad necesarias en caso de realizar cualquier tipo de actividad peligrosa, ya sea lucrativa o laboral.

Actualizado: 17 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD