Intoxicación con pilas en niños: cómo actuar

Si tu hijo se traga una pila de botón o de otro tipo puede sufrir una intoxicación con graves consecuencias. Te explicamos cuáles son los síntomas de alerta y qué debes hacer hasta que sea atendido por un profesional médico.
Intoxicación con pilas: qué le pasa al niño y qué debes hacer

Actualizado: 28 de julio de 2022

Una de las formas que tienen los niños de explorar el mundo, sobre todo en el caso de los más pequeños, es chupando o metiéndose todo tipo de objetos en la boca. Digamos que por esta “fase oral” pasan todos ellos desde el nacimiento, hasta los dos o tres años. Por ello, los casos en los que los niños se han tragado algún cuerpo extraño no son raros en las urgencias de Pediatría, como explica la doctora Patricia Bote, adjunta de Urgencias del madrileño Hospital de La Paz y pediatra de la Clínica Cemtro: “la edad más frecuente en la que encontramos ingesta de cuerpos extraños es en los menores de 5 años. Eso no quita que niños más mayores jugando con ciertos objetos y metiéndoselos en la boca, puedan ingerir o atragantarse por accidente, bien por las características del objeto (romo, liso, pequeño), o porque se les rompa al morderlo”.

PUBLICIDAD

A pesar de que la mayoría de estos objetos ingeridos se van a eliminar por las heces, espontáneamente, hay casos bastante preocupantes. Por ejemplo, hay que prestar especial atención a las pilas, ya sean pilas de botón o de otro tipo, muy comunes (y a veces accesibles) en sus juguetes: “el hecho de haber ingerido un cuerpo extraño no es tan peligroso y puede quedar en un susto pasajero, excepto en el caso de las pilas y los imanes, que sí puede llevar a graves consecuencias cuando no nos damos cuenta a tiempo. Estos dos objetos se consideran una urgencia médica, por lo que siempre debemos acudir a Urgencias ante su sospecha”, advierte la pediatra Patricia Bote.

Bebé chupando una pila de botón

Y es que hay que tener en cuenta que se puede dar la circunstancia de que los padres no estén presentes en el momento exacto en el que se produce la ingesta y que el niño no manifieste ningún síntoma. Te explicamos qué le puede ocurrir a tu hijo si se traga una pila y cómo debes actuar hasta que el pequeño sea asistido por los profesionales médicos.

PUBLICIDAD

¿Qué pasa si el niño se traga una pila?

Evidentemente, tenemos que evitar por todos los medios que nuestros hijos se traguen algún objeto y, sobre todo en el caso de los más pequeños, hemos de vigilarlos constantemente y no dejarlos solos en ningún momento. Pero si el niño se come una pila debemos saber que las consecuencias pueden ser bastante preocupantes. Aunque la mayoría de las veces pasan hasta el intestino sin dificultad y posteriormente son expulsadas, el problema –no solo por la pila en sí, sino por su contenido– es que se queden estancadas en el esófago o en el estómago. Esto es lo que puede ocurrir si un niño se traga una pila:

  • Perforación de un órgano. Patricia Bote, adjunta de Urgencias de La Paz detalla: “las pilas contienen metales pesados que pueden producir unas reacciones químicas al estar en contacto con la mucosa y los fluidos del tracto digestivo del niño (esófago, estómago). Pueden producir necrosis de la zona con la que estén en contacto y llegar a provocar una perforación del órgano donde se apoya la pila. Además, cuanto más alto es el voltaje de la pila, más probabilidad hay de dañar la mucosa”. Y aunque ya es infrecuente encontrar pilas que contengan mercurio, si el niño se traga una de ellas y “es de más de 5 gramos, puede producir toxicidad”, puntualiza la experta.

    PUBLICIDAD

  • Quemaduras. Además, según indican desde el Comité de Seguridad y Prevención de lesiones infantiles de la Asociación Española de Pediatría “las pilas de litio de 20 mm son las que producen mayores daños, incluso la muerte. Debido a su mayor tamaño, se quedan alojadas en el esófago y en menos de dos horas producen quemaduras graves por las reacciones químicas que desencadenan”. De hecho, estas quemaduras pueden empeorar incluso después de que se haya expulsado la pila del organismo del niño.
  • Daños en la mucosa. En definitiva, las pilas conllevan diversos peligros tanto por presión sobre la mucosa, como por el daño químico que puede producirse al liberarse su contenido, o por la corriente eléctrica que generan los polos de la batería al tocar la mucosa del esófago.

    PUBLICIDAD

Peligro de las pilas de botón para un niño

Intentemos pues prevenir la situación no dejando nunca pilas al alcance de los niños (especialmente las pilas de botón) y comprobando que todos los juguetes tengan los compartimentos bien cerrados, de tal modo que los pequeños no puedan manipularlos solos. Además, tal y como indica la pediatra de la clínica Cemtro Patricia Bote: “hay que poner también atención a mandos de la televisión, equipos de música, relojes, o cualquier dispositivo que no tenga el compartimento de las pilas totalmente asegurado. Y, por supuesto, reciclaremos las pilas que estén ya inservibles”. Cuanto menos tiempo anden por casa, menos probabilidades hay de que nos llevemos un susto.

Cómo saber si tu hijo se ha tragado una pila: signos de alerta

Como no es extraño que el niño se nos despiste un momento y no veamos que se ha tragado la pila, hemos de estar atentos si vemos algún gesto raro (como llevarse la mano a la garganta). Quizás no haya síntomas a simple vista, pero pueden empezar a aparecer algunos signos sospechosos, como:

PUBLICIDAD

Manipulación de pilas por un bebé

Pero, ¡cuidado! porque “es importante saber que en el caso de que el niño tenga tos, dificultad para respirar, o cambie de color (azulado), el cuerpo extraño no habrá sido ingerido, sino que se habrá ido a la vía aérea y el manejo es diferente. Habrá que gestionarlo como un atragantamiento”, alerta la pediatra de la Clínica Cemtro.

Cómo actuar en caso de intoxicación por pilas

Si tu hijo se ha tragado una pila es necesario que sepas cómo actuar. Según Patricia Bote, adjunta de Urgencias y pediatra, así es como deberíamos proceder:

PUBLICIDAD

  1. No asustar al niño. En el momento que vemos que el niño tiene una pila en la boca, hay que intentar no gritarle y asustarle, para evitar que la aspire.
  2. Comprobar si se ha tragado la pila o se ha atragantado con ella. Si ya sospechamos o sabemos que se la ha tragado, hemos de observar si estamos ante una ingesta de la pila, o bien se ha atragantado y se ha ido a la vía aérea.
  3. Observar sus síntomas y estado de salud. En lo posible, evaluaremos el estado del niño y comprobaremos los síntomas que presenta.
  4. Acudir a un profesional médico cuanto antes. Hay que actuar con rapidez llevando al niño a urgencias lo antes posible. En el caso de las pilas, el tiempo es muy importante porque si se han quedado en el esófago, hay que extraerlas en las dos primeras horas.
  5. No intentar extraer la pila si no la vemos. Nunca hay que intentar sacar la pila con los dedos a ciegas, ya que podríamos empujarla a la vía aérea. Solo lo haremos si la vemos claramente. Tampoco hay que provocar el vómito.
  6. Administrar miel al pequeño. A estas medidas se podría sumar la miel, tal y como explica la doctora Patricia Bote: “tras las últimas investigaciones en animales, un equipo de especialistas en Otorrinolaringología asegura que se podría administrar miel en mayores de 12 meses en el caso de estar lejos el centro médico como terapia de primera línea. Si no se dispone de la misma, no demorarse y acudir al hospital en dieta absoluta”. No debemos dejar que el niño coma ni beba hasta que no le hagan una radiografía.

Por último, desde el Ministerio de Consumo y la Asociación Europea de Baterías Portátiles (EPBA) recomiendan que al centro hospitalario llevemos el aparato de donde ha salido la pila o el embalaje original de la misma, para que los profesionales médicos que atiendan al niño puedan identificar el modelo concreto y la composición química.

Por otro lado, por el riesgo de lesión gástrica que conlleva tragarse una pila de botón, una investigación presentada en 2019 en 'Digestive Disease Week' (DDW) recomienda al personal médico no esperar y llevar a cabo una extirpación endoscópica de la batería, de inmediato, incluso cuando el niño no tenga síntomas.

Creado: 30 de junio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD