PUBLICIDAD

Entrevistas de Mascotas
Entrevista a Carlos Rodríguez, veterinario experto en adopción animal

Carlos Rodríguez

Veterinario, Presidente de Mascoteros Solidarios y autor de ‘Llévame contigo’, una guía de adopción responsable
"Debería ser condición sine qua non que a las personas que quieran convertirse en futuros dueños de una mascota se les proporcionara una formación básica sobre ese animal y los cuidados y la educación que necesita"

El veterinario Carlos Rodríguez ha escrito una guía de adopción responsable de mascotas, para fomentar esta alternativa solidaria y facilitar la integración del animal.

Hay muchas razones para convivir con una mascota en casa, pero las principales son el cariño y la compañía que proporcionan los animales. Si has decidido ampliar la familia con uno de ellos, tienes dos formas de conseguirlo: comprarlo en algún centro autorizado, o acudir a albergues de animales para adoptar uno. En cualquier caso, Carlos Rodríguez, veterinario y presidente de Mascoteros Solidarios, aconseja que no te dejes llevar por la emoción y pienses bien las cosas antes de hacerlo, pues se trata de una decisión que implica responsabilizarse del bienestar de un ser vivo durante toda su vida. Para ayudarte en el proceso de adopción, si es que has decidido hacerlo por esta vía, Carlos Rodríguez ha escrito ‘Llévame contigo’ (Editorial Oberon, 2017), una guía de adopción responsable con la que pretende fomentar la acogida de animales, dar visibilidad al gran problema de abandonos, y ayudar a las familias a que estos nuevos miembros se integren por completo en el hogar. Además, cada capítulo incluye casos reales en los que los dueños de perros, gatos, cobayas, e incluso ratones, explican cómo fue el comienzo de la relación con su nuevo mejor amigo.

Tu libro es una guía sobre la adopción responsable. ¿Qué hay que tener en cuenta antes de adoptar a cualquier animal?

Veterinario, Presidente de Mascoteros Solidarios y autor de ‘Llévame contigo’, una guía de adopción responsable

Lo primero que hay que tener en cuenta es cómo somos, dónde vivimos, y las condiciones que tenemos. Hay que ser tremendamente objetivo. La primera pregunta que debemos hacernos antes de llevar un animal a casa es el tiempo que tenemos disponible para poder brindarle la atención y los cuidados que precisa; y es que cada tipo de mascota necesita un tiempo que puede variar. La segunda pregunta a responder debe ser de cuántos recursos dispongo; este es un punto complejo porque un animal de compañía requiere unos gastos, fijos y variables, como la alimentación, la higiene, la salud… El espacio también es muy importante a la hora de adoptar o comprar una mascota, porque tiene que tener el suficiente para poder comer, dormir, y desarrollar su propia personalidad. El estilo de vida que llevemos es otro de los aspectos a valorar: si viajamos mucho, si somos deportistas…, pues el animal que elijamos tendrá que adecuarse a nuestra forma de vivir. Siempre hay que dejarse aconsejar por los profesionales sobre qué tipo de animal nos conviene más para evitar así problemas posteriores. Sin embargo, el factor que está por encima de todo lo anterior es que si convivimos con alguien, la decisión de tener una mascota no es exclusivamente nuestra y, en consecuencia, absolutamente todas las personas que vivan en la casa tienen que estar de acuerdo en acoger a ese animal y darle un nuevo hogar.

¿Cuáles son las ventajas de adoptar a un animal?

Todo son beneficios a la hora de adoptar; el ser humano es muy empático hacia los animales, es decir, se identifica con ellos y comparte sus sentimientos. Las mascotas nos dan mucho afecto, cariño y, sobre todo, compañía, buenas razones para elegir a un fiel compañero. Los animales que se encuentran para adoptar necesitan familias que quieran hacerse cargo de ellos, y ofrecen todo su cariño como recompensa. En general, la adopción solo conlleva cosas buenas, siempre y cuando se haya valorado bien desde el principio siguiendo las pautas que hemos comentado anteriormente, para evitar así posibles problemas derivados de no haberlo hecho correctamente en su momento.

Jamás se debe comprar un animal vivo en Internet, pues las redes están llenas de mentiras y puede suceder cualquier cosa, desde que el animal no tenga el aspecto o la raza por los que has pagado, hasta que nunca llegue a tu casa

Requisitos para adoptar a una mascota

¿Qué requisitos deben cumplir las familias que quieran adoptar?

Lo primero que hacen las protectoras de animales cuando alguien acude con la intención de adoptar es realizar un perfil de esa persona, en el que se tiene en cuenta si dispone de tiempo y recursos, y otras características de su estilo de vida, por ejemplo, cómo se plantea las vacaciones, es decir, si va a poder hacerse cargo del animal durante esa época del año. También se valora la capacidad de la persona de afrontar situaciones difíciles que pueden producirse, como una enfermedad del animal, o que éste sufra un accidente. Este tipo de factores se analizan para determinar si la persona está capacitada para cuidar al nuevo miembro de la familia, ya que las protectoras son las valedoras de la seguridad de un animal.

¿Podemos nosotros mismos educar correctamente a nuestra mascota o hay que acudir a un especialista?

Debemos aprender a fiarnos de la gente que sabe, ya que tenemos la manía de pensar que sabemos de todo, y no es así. Debería ser condición sine qua non que a las personas que quieran convertirse en futuros dueños de una mascota se les proporcionara una formación básica sobre ese animal y los cuidados que necesita, y así todos sabríamos cómo educarle en casa correctamente, aunque la información nunca pueda sustituir la labor de un buen profesional.

¿Existen algunos casos en los que no se recomiende adoptar y sí comprar?

Todo es muy relativo; no es A o B, es tener A siempre como una opción primordial, y nunca despreciar B. Por ejemplo, una familia que quiera tener un animal muy pequeño y no encuentra en una protectora un perro del tamaño que desea o de una raza específica difícil de encontrar en lugares de adopción, siempre puede adquirir un chihuahua o un Yorkshire terrier, o cualquier otro perro. No hay que demonizar la compra de mascotas, sino que se debe pensar primero en la adopción. Lo que si hay que controlar en estos temas es que la compra de esos animales de raza se haga directamente a especialistas y profesionales, y no en tiendas donde un animal se pasa toda la noche solo, y donde si no se compra crece, y donde tampoco se regula qué ocurre con ese animal si finalmente no es adquirido. Addemás, por Internet nunca se debe comprar, pues las redes están llenas de mentiras y puede suceder cualquier cosa, desde que el animal no tenga el aspecto o la raza por los que has pagado, hasta que ese animal nunca llegue a tu casa, porque se trate de un engaño. Por eso nunca jamás se debe comprar un animal vivo en Internet.

En todos los años de profesional que llevo nunca he recibido un ataque ni un mordisco de un perro potencialmente peligroso, por lo que no hay que tenerles miedo

Adoptar mascotas consideradas 'invisibles'

¿Qué se puede hacer para fomentar la adopción del grupo conocido como los ‘invisibles’ (perros mayores, con problemas, de razas peligrosas, o gatos negros)?

En mi opinión hay que establecer campañas muy concretas sobre estos animales. Partiendo de la base de que se debe fomentar más la adopción en general, porque se suelen comprar muchos animales, pero no son tantos los que se adoptan. Pero sí que es cierto que hay que hacer especial énfasis en estos animales; es un tema de justicia social porque, por ejemplo, los perros denominados como potencialmente peligrosos por la fama que tienen de agresivos, los animales con algún problema físico, los canes mayores, los perros de caza, o los gatos negros, cuentan con menos posibilidades de ser adoptados que otras mascotas, y por ello no hay que dejarse influir por falsas creencias y supersticiones, y darles una oportunidad.

En muchas ocasiones la gente no quiere adoptar porque piensan que esos animales pueden tener un trauma, o que no van a ser capaces de integrarse bien en la familia. ¿Esto es realmente así?

Todo animal tiene un sitio; al igual que ocurre con las personas, que todas tienen su lugar. Lo que hay que hacer es una buena valoración. Evidentemente, una señora mayor que tenga que estar en una silla de ruedas o con un apoyo externo, no puede adoptar, por ejemplo, un fox terrier, o cualquier animal que sea muy movido, porque no es el adecuado para ella ni para su situación. En este caso lo más apropiado sería elegir un animal adulto, o que sea ya mayor. Todos los casos deben valorarse y así se adoptará al animal que más encaja en esa familia en concreto. En el caso de la preocupación de muchas personas por tener de mascota a un perro de los mal denominados peligrosos, debo decir que en todos los años de profesional que llevo nunca he recibido un ataque ni un mordisco de este tipo de animales, por lo que no hay que tenerles miedo. Es cierto que se han dado casos, pero en todos ellos ha jugado un papel muy importante la educación del animal, casi siempre entrenados para participar en peleas organizadas. Los perros potencialmente peligrosos suelen ser equilibrados y, con una adecuada educación, pueden ser grandes compañeros en nuestro hogar.

Los perros denominados como potencialmente peligrosos, los animales con algún problema físico, los perros de caza, o los gatos negros, tienen menos posibilidades de ser adoptados que otras mascotas

En el otro supuesto: personas que por cualquier motivo de peso no pueden hacerse cargo de un animal, ¿qué deben hacer para darlo en adopción?

Estas personas deben acudir a una entidad de protección y tener paciencia. Es entendible que cualquier ser humano puede verse afectado por unas circunstancias en las que, por cualquier motivo, ya no pueda encargarse de su mascota, pero bajo ningún concepto se debe abandonar al animal. Hay que llevarlo a una entidad de protección, explicar el problema, y seguramente te van a brindar toda su ayuda. Una protectora puede estar llena, pero ninguna que sea seria te va a dejar solo con el problema. Si se da este caso, es seguro que te ayudarán a ponerte en contacto con otra entidad, y te apoyarán en la búsqueda de otras soluciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD