PUBLICIDAD

Salud al día
Hepatitis
La tercera parte de la población mundial está infectada con algún virus de la hepatitis. Frenar el avance de esta enfermedad contagiosa está en nuestras manos. Para prevenirlo, hay aspectos que debes conocer.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga
Revisado por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Diagnóstico de la hepatitis

Cuando acude a la consulta un paciente con una sintomatología que pueda hacer sospechar de la presencia de un trastorno de origen hepático, se procede, en primer lugar, a estudiar su historial clínico para comprobar si sigue algún tipo de tratamiento farmacológico, si presenta antecedentes familiares de enfermedades hepáticas, etcétera. Además, se someterá al paciente a una serie de preguntas destinadas a conocer sus hábitos de vida, o las actividades que desempeña que puedan ser consideradas factores de riesgo para la adquisición de la enfermedad. 

El médico solicitará a continuación una analítica para comprobar los niveles de transaminasas; la presencia de niveles elevados de estas proteínas en sangre se debe a su liberación al exterior por la ruptura de los hepatocitos (células que forman el hígado) y, por tanto, indica el grado de necrosis hepática. Los mayores niveles de transaminasas se observan en los casos de hepatitis aguda mientras que, en la hepatitis crónica, las cifras no son tan altas, pero su concentración fluctúa. También se analizarán los niveles de bilirrubina sérica, fosfatasa alcalina y γ-glutamil-transpeptidasa; esto permite conocer el estado de la función hepática.

Para descartar o confirmar una hepatitis de origen viral se realizan pruebas que detectan la presencia de anticuerpos específicos para cada tipo de virus. Con algunas de estas pruebas, además, el médico puede averiguar la cantidad de virus que hay en el organismo del paciente y en qué momento desaparecen tras el tratamiento antiviral, por ejemplo.

Biopsia hepática y elastometría

Tras el diagnóstico del tipo de hepatitis, se puede realizar una prueba para determinar el grado de afectación hepática por la enfermedad. A veces se recurre a la biopsia hepática. Esta prueba consiste en tomar una muestra del hígado por medio de una pequeña punción. Esta muestra se analiza al microscopio y nos informa de la evolución de la enfermedad, lo que ayuda a tomar decisiones respecto al tratamiento.

La biopsia hepática es una prueba que, aunque de forma infrecuente, puede asociarse a complicaciones graves. Por ello, en los últimos años se han desarrollado pruebas no invasivas que permiten determinar el grado de afectación hepática sin tener que tomar biopsias del hígado. La prueba más útil posiblemente es la elastometría, que se realiza por medio de una máquina parecida a un ecógrafo y que se llama FibroScan®. Esta prueba mide la propagación de ondas de sonido por el hígado. Las hepatitis crónicas producen fibrosis en el hígado que hacen que estas ondas se transmitan más rápido. Cuanto más rápido vaya la onda más fibrosis tiene el hígado. Cuando existe un grado importante de fibrosis se considera que el enfermo tiene una cirrosis hepática.

Esta prueba se realiza de forma ambulatoria, no lleva más de cinco o 10 minutos, no tiene ninguna complicación, y ofrece una información posiblemente tan fiable como la que pueda dar una biopsia hepática. Se utiliza principalmente para valorar la necesidad de iniciar el tratamiento con fármacos antivirales en pacientes con hepatitis C crónica.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD