PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El ejercicio intenso reduce el riesgo de síndrome metabólico

Los ejercicios intensos, como correr o nadar, resultan más beneficiosos para la salud cardiovascular de las personas sanas, y reducen el riesgo de padecer síndrome metabólico más que otros moderados como caminar.
Deportista practicando natación

Antes de cualquier ejercicio vigoros recuerda consultarlo con tu médico.

24 de Marzo de 2017

Para tener un corazón sano es más importante realizar ejercicio físico de carácter intenso, que otro de tipo moderado aunque se prolongue en el tiempo. Es decir, es mejor correr o nadar, que caminar, según ha comprobado un grupo de investigadores de la Clínica Universidad de Navarra, tras analizar a un total de 10.000 personas adultas, que no tenían problemas de salud, durante una media de seis años.

Estos expertos observaron que practicar deportes intensos, como correr, hacer natación o practicar fútbol, se asociaba a un 37% de riesgo relativamente menor de padecer síndrome metabólico, un trastorno que se caracteriza por incluir un conjunto de afecciones (al menos tres e estos cinco factores) como niveles elevados de tensión arterial, glucosa alterada, aumento de triglicéridos, obesidad abdominal o colesterol bueno bajo, que incrementan el riesgo de desarrollar diabetes tipo II o enfermedades cardiovasculares.

El estudio, Ejercicio intenso e incidencia del síndrome metabólico, que ha sido publicado en la American Journal of Preventive Medicine, también ha concluido que los beneficios de practicar ejercicio físico intenso son más significativos en las personas mayores de 55 años, en cuyo caso el riesgo de desarrollar síndrome metabólico se reduce un 90%. Al comparar los efectos entre la intensidad y el tiempo de actividad física, se observa que proporciona un mayor beneficio la intensidad que el tiempo destinado a la práctica de deporte, explica Miguel Ángel Martínez, catedrático de la Universidad de Navarra y director del trabajo.

Realizar ejercicios intensos puede disminuir un 37% el riesgo de padecer síndrome metabólico, y hasta un 90% en los mayores de 55 años

En esta investigación, además, también han tenido en cuenta aspectos como los estilos de vida y los hábitos dietéticos de los participantes, pues es bien sabido que muchas veces quien practica ejercicio físico es más proclive a llevar un estilo de vida saludable.

Cómo saber si un ejercicio es ligero, moderado, o intenso

La intensidad del deporte se mide en equivalentes metabólicos (mets). Esta unidad de medición, que han utilizado los investigadores, parte de la base del gasto energético que realiza un adulto de 70kg en reposo, y que solo tiene en cuenta el esfuerzo que hace el metabolismo para cumplir sus funciones, como respirar, por ejemplo. De manera que cuando se indica que un individuo practica un ejercicio con una intensidad de cinco mets, quiere decir que está sometiéndose a una intensidad cinco veces superior a la que haría en reposo.

De acuerdo con la escala fijada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un ejercicio ligero sería aquel que comportase un consumo inferior a 3 mets la hora, uno moderado supondría un gasto de entre 3 y 6 mets, y se considera intenso cuando se superan los 6 mets por hora. Según los especialistas, caminar lentamente equivale a unos 2,5 mets, y hacerlo a paso rápido a unos 4,5 mets. Si se prefiere nadar, hacerlo durante 40 minutos corresponde a gastar unos 6 mets, trotar a 8 km/hora a unos 8 mets, y correr a 5 min/km supone una intensidad de 12 mets.

Recuerda que estas pautas se refieren a personas con buena salud, y que antes de practicar algún tipo de ejercicio vigoroso conviene realizarse los controles previos oportunos para descartar sufrir cualquier problema cardíaco.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''