PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Hemorragia nasal
Los vasos sanguíneos de la nariz se pueden romper con facilidad y causar una hemorragia nasal, un trastorno frecuente en los niños. Conoce a qué puede deberse y qué hacer cuando nos sangra la nariz.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Qué hacer y qué no hacer ante una hemorragia nasal

Un sanitario atiende a una joven con hemorragia nasal

Para detener la hemorragia nasal hay que tapar el punto de sangrado para que coagule y mantener así durante diez minutos.

Si se produce una hemorragia nasal, ante todo siempre debemos mantener la calma, ya que al ver tanta sangre mucha gente suele pensar que la situación puede ser más grave de lo que realmente es. Por eso, es importante que todos conozcamos las medidas de primeros auxilios cuando nos sangra la nariz y actuar con confianza:

  • Cuando se trata de un niño sangrando por la nariz es especialmente importante que estemos tranquilos y transmitirle seguridad, porque si el pequeño está alterado será más difícil parar la hemorragia. En caso de adultos también es esencial que se sientan seguros y puedan cooperar.
  • Sentarse y ponerse cómodo, siempre con la cabeza inclinada hacia adelante y nunca hacia atrás, ya que el estómago no está preparado para digerir la sangre y se irrita la mucosa, provocando que después se vomite toda la sangre ingerida. Respirar por la boca y escupir la saliva y la sangre que vaya a la boca.
  • No tumbarse, por el mismo motivo.
  • Presionar la parte blanda de la nariz con fuerza; así se evita que la nariz continúe sangrando y se tapa el punto de sangrado para que coagule y pare la hemorragia. Mantener así durante diez minutos.
  • No meter pañuelos ni gasas para taponar la nariz. Los profesionales sanitarios tienen materiales especiales para ello, pero nosotros nos limitaremos a apretar con las manos.
  • Revisar a los diez minutos si la hemorragia nasal ha parado. Si continúa sangrando volver a presionar durante otros diez minutos.
  • Una vez detenida la hemorragia se debe respirar con suavidad, sin sonarse la nariz o manipularla. Hay que tomárselo con calma y no hacer ejercicio o levantar peso durante unas horas hasta que el organismo vuelva a estabilizarse. Esto puede ser difícil en el caso de los niños, pero hay que asegurarse de que no corran o jueguen con demasiada intensidad.

Cuándo acudir a un centro médico

Si se aplican estas técnicas en la mayoría de las situaciones la hemorragia de la nariz se detendrá. Sin embargo, debemos estar atentos a los signos de alarma, porque en caso de aparecer será necesario acudir a un centro médico:

  • Si la hemorragia nasal es masiva, es decir, la cantidad de sangre es desproporcionada.
  • Si el afectado comienza a sentir mareos y debilidad general.
  • Si después de aplicar los 20 minutos de presión sigue sangrando.
  • Cuando la sangre cae por detrás de la garganta en lugar de por la nariz.
  • En caso de que la hemorragia haya sido consecuencia de un traumatismo craneal.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Alicia Díaz

Enfermera, experta en Primeros Auxilios
Alicia Díaz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

470%
pueden aumentar el riesgo de muerte las terapias alternativas en pacientes de cáncer
'Fuente: 'Journal of the National Cancer Institute''

PUBLICIDAD