Psoriasis
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, bióloga
Esta enfermedad crónica de la piel afecta aproximadamente al 2% de la población mundial y, a pesar de no ser contagiosa, la psoriasis suele provocar rechazo social a causa del llamativo aspecto de las lesiones.

Síntomas de la psoriasis

La psoriasis se caracteriza por la aparición de manchas enrojecidas en la piel, que pueden ser de pequeño tamaño, o extenderse ocupando grandes áreas. Las placas formadas se volverán escamosas, y es posible que aparezcan pequeñas protuberancias alrededor de la zona afectada. Las lesiones pueden localizarse en distintas partes del cuerpo; lo más común es encontrarlas en el tronco (sobre todo en la espalda), extremidades y cuero cabelludo, pero también hay casos en que llegan a afectar zonas como las axilas, genitales, ombligo, e incluso bajo las uñas. No es lo común, pero en ocasiones la psoriasis puede producir picor y, en los casos más graves, dolor.

Podríamos decir que estos son los síntomas generales de la enfermedad, pero la psoriasis es una patología que puede manifestarse de forma muy distinta en cada individuo. Se ha tratado de hacer una clasificación basada en su gravedad, forma y patrón de las escamas. Así podemos encontrar, entre otros:

  • Psoriasis discorde o de placas: es la forma más común de la enfermedad, aproximadamente el 80% de los casos corresponde a este tipo. Los síntomas pueden incluir la aparición de placas rojizas en tronco, brazos, piernas, genitales y cuero cabelludo. En algunos casos puede observarse un engrosamiento de las uñas, que pueden llegar a formar pequeñas cavidades en la zona de contacto con la matriz.
  • Psoriasis en gota: afecta principalmente a los niños. Se manifiesta como pequeñas manchas de piel enrojecidas en tronco, extremidades y cuero cabelludo. Normalmente su aparición suele venir dada por algún tipo de infección bacteriana; es común observarla tras una faringitis estreptocócica.  
  • Psoriasis pustular: esta es una variedad poco común, que se caracteriza por áreas de piel enrojecidas que dan lugar a pústulas (ampollas con pus). Suele ser doloroso y reaparece cíclicamente a partir de las lesiones anteriores.
  • Psoriasis eritrodérmica: se trata de un tipo de psoriasis que suele afectar a la mayor parte del cuerpo y que produce un enrojecimiento muy agresivo.
  • Psoriasis inversa: la lesión en este caso se presenta en axilas, ingles, bajo las mamas, y en los pliegues de genitales y nalgas. No aparecen escamas, únicamente provoca enrojecimiento e inflamación. El roce y el sudor incrementan la manifestación de las lesiones.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 30/05/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio Jáuregui

Experto en urticaria

“En el tratamiento de la urticaria crónica se están obteniendo resultados muy prometedores, y en muchos casos espectaculares, con un anticuerpo monoclonal que se diseñó para tratar el asma grave”

 

90% de los alcohólicos en España no recibe tratamiento

El alcohol es la droga más consumida en España, y la dependencia alcohólica se asocia a enfermedades como cirrosis, algunos cánceres, miocardiopatía, o trastornos mentales, entre otras.

Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna'

 

PUBLICIDAD