PUBLICIDAD

Salud al día
Psoriasis
Esta enfermedad crónica de la piel afecta aproximadamente al 2% de la población mundial y, a pesar de no ser contagiosa, la psoriasis suele provocar rechazo social a causa del llamativo aspecto de las lesiones.
Escrito por Natalia Dudzinska Camarero, Bióloga
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Causas de la psoriasis

Desde un punto de vista fisiológico, la psoriasis consiste en la proliferación anormal de las células de la piel. En una situación normal, nuestra piel se regenera en un periodo aproximado de treinta días, pero en la psoriasis este plazo es tan sólo de cuatro días, con lo cual las células cutáneas no tienen tiempo de desgastarse, y van acumulándose y formando las placas escamosas características de la enfermedad.

Las causas que desencadenan la psoriasis pueden ser genéticas, inmunológicas, medioambientales o psicológicas.

En el 25% de los casos existe una propensión genética a padecer la enfermedad, pero en los numerosos estudios realizados hasta ahora, se ha comprobado que no existe un gen determinado que pueda relacionarse con la aparición de la enfermedad. Sí se han hallado grupos de genes que, ante determinados estímulos, hacen que la piel reaccione de forma exagerada, dando lugar a la enfermedad. En cualquier caso, para que se produzca su aparición, además de la predisposición genética, es necesaria la presencia de otros factores desencadenantes. Algunos de dichos factores pueden ser:

  • Infecciones crónicas (víricas o bacterianas).
  • Uso de determinados medicamentos como betabloqueantes, algunos antipalúdicos o el litio.
  • Estrés / nerviosismo.
  • Obesidad.
  • Ingesta excesiva de alcohol.
  • Cambios hormonales.
  • Traumatismos como cortes, quemaduras, picaduras, etcétera.
  • Exceso o defecto de exposición solar.

Por lo general, las personas con un sistema inmune debilitado suelen ser especialmente sensibles, este grupo incluye a pacientes con SIDA, trastornos autoinmunitarios o que estén recibiendo tratamiento contra el cáncer.

Aunque no se pueda afirmar que la psoriasis sea una enfermedad exclusivamente autoinmune, el sistema inmunitario tiene un papel muy importante en su aparición. El sistema inmune es el encargado de proteger al organismo ante la presencia de virus, bacterias, parásitos..., pero en ocasiones reacciona de forma incorrecta, atacando las células del propio individuo. Esto da lugar a las denominadas patologías autoinmunes. En la psoriasis, hay un aumento de determinadas células pertenecientes al sistema inmune (neutrófilos polimorfonucleares y linfocitos T) atacando a las células de la epidermis, provocando una inflamación de la piel junto con una continua descamación de las células muertas, formándose las placas psoriásicas. El sistema inmune (su respuesta inadecuada) es responsable también de la vasodilatación, que se manifiesta con un enrojecimiento de la zona y la proliferación anormal de las células cutáneas.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD