Dra. Inés Escandell González

Dermatóloga del Hospital de Elda experta en psoriasis y autora del blog sobre cuidado de la piel y estética Dermotheque
En el marco del Día Mundial de la Psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica que se manifiesta con lesiones en la piel y cursa en forma de brotes, la Dra. Escandell explica cómo aliviar los síntomas y acabar con su estigma.
Dra. Escandell, dermatóloga experta en psoriasis
“Si las personas con predisposición genética a la psoriasis se someten a ciertos estímulos, como un traumatismo o una situación estresante, dichos estímulos pueden desencadenar brotes”
Escrito por: Eva Salabert

29/10/2021

Hoy tiene lugar el Día Mundial de la Psoriasis que pone el broche final a una campaña de tres años que se ha destinado a los pacientes con psoriasis y a sus familiares con el lema ‘Conectados, Informados, Unidos’, y que este año recoge el último de estos objetivos: “estar unidos”. Y es que estos pacientes se enfrentan todavía al estigma que suponen las lesiones visibles en la piel y que son uno de los principales síntomas de esta enfermedad inflamatoria. Por ello, la Dra. Inés Escandell González, dermatóloga en el Hospital General Universitario de Elda (Alicante) y una de las autoras del blog ‘Dermotheque’, nos explica las características de esta patología y cómo se trata, y hace hincapié en que no es contagiosa y es imprescindible eliminar el estigma que todavía lleva asociado y que es especialmente preocupante en el caso de los adolescentes, “porque son más frágiles”. Para ello, es necesario que todo el mundo esté informado de la realidad de esta enfermedad crónica que afecta a 2,3 de cada 100 españoles.


¿En qué consiste la psoriasis y cuáles son sus principales síntomas?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, mediada por el sistema inmune, que puede ocurrir en cualquier etapa de la vida, aunque es más fácil que aparezca durante la juventud. Las dos franjas de edad en las que suele aparecer con mayor frecuencia son: entre los 20 y los 30 años, y entre los 50 y los 60.

Alrededor de la mitad de los pacientes con psoriasis tienen afectación de las uñas de las manos o de los pies, y es frecuente que estas personas tengan artropatía psoriásica

Los síntomas de psoriasis que casi todo el mundo sabe identificar son unas placas, que nosotros denominamos eritematosas, que quiere decir rojas, descamativas –como con escamas–, que pueden ser más finitas y que solo se notarían al palpar la zona, o muy gruesas, muy inflamadas. Hay un rango muy amplio, por lo que hay pacientes con lesiones muy marcadas, y otros que las tienen mucho menos marcadas.

Suelen aparecer sobre todo en los codos y en las rodillas, y también es muy frecuente en la zona del ombligo, la zona lumbar… Hay muchas formas de psoriasis, y mientras que en algunas personas solo se manifiesta en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, otras también tienen psoriasis en el cuero cabelludo o en los pliegues: en las ingles, debajo de las axilas, debajo de las mamas…; eso son tipos de psoriasis muy frecuentes.

En los últimos años se ha observado que los pacientes con psoriasis tienen más riesgo de enfermedad cardiovascular, de cardiopatía isquémica, y de hígado graso

Normalmente pueden picar; en algunos casos muchísimo, aunque a otros pacientes les pican poco o nada, e incluso pueden doler. Las lesiones pueden permanecer siempre, pero hay gente con una psoriasis más leve que experimentan lo que nosotros llamamos brotes, que pueden resolverse, con o sin tratamiento, y pueden pasar años sin que vuelvan a aparecer.

¿Esta enfermedad afecta a algún otro sistema del cuerpo, o solamente a la piel?

Normalmente, alrededor de la mitad de los pacientes con psoriasis tienen afectación de las uñas de las manos o de los pies; no tiene por qué ser de todas, puede ser de una, o de 20. Es habitual que los pacientes con psoriasis presenten afectación ungueal, y en aquellos pacientes con afectación de las uñas también es más frecuente la presencia de artropatía psoriásica, que es una artritis de algunas articulaciones. No es raro que sea por ejemplo de la zona lumbar, de los tobillos, de los dedos de las manos, de los dedos de los pies, y esto ocurre aproximadamente en algo más del 30% de los pacientes que tienen lesiones en la piel.

Los fármacos biológicos son los más novedosos y han supuesto una revolución en el tratamiento de la psoriasis

También pueden tener rigidez en las articulaciones, que es bastante molesto para los pacientes porque el tratamiento es complejo y suele provocar dolor, dificultades en el movimiento…, dependiendo por supuesto de la gravedad. Además, en los últimos años se ha observado que los pacientes con psoriasis tienen más riesgo de enfermedad cardiovascular, de cardiopatía isquémica, y también más riesgo de esteatosis hepática o hígado graso.

¿A quién suele afectar la psoriasis, es hereditaria? ¿Cuáles son sus causas o los principales factores de riesgo que favorecen su aparición?

Es una enfermedad multifactorial, pero en la que hay un componente hereditario muy importante; por ejemplo, si tanto el padre como la madre tienen psoriasis hay alrededor de un 40% de probabilidades de que sus descendientes acaben desarrollando la enfermedad debido al componente hereditario, aunque no es el único factor que influye.

Cuando los pacientes con psoriasis leve o moderada comen más sano, hacen ejercicio y llevan una vida más saludable, las lesiones de la piel mejoran

Factores ambientales realmente no se conocen bien, y no se sabe si hay alguna exposición ambiental que pueda justificar su aparición. Sí sabemos que hay ciertos individuos que por su genética tienen más facilidad de presentarlo, y que si tenemos esa predisposición a padecer psoriasis y nos sometemos a ciertos estímulos, dichos estímulos van a desencadenar brotes. Por ejemplo, traumatismos, es decir, que nos demos un golpe en la rodilla y después nos salga una placa; el estrés, que es algo que los pacientes suelen saber, ya que ante episodios vitales estresantes no es raro que tengan un brote de psoriasis; enfermedades de otro tipo… En estos casos suelen aparecer las lesiones.

Terapias y hábitos que mejoran los síntomas de psoriasis

¿Cómo se trata esta enfermedad?

Depende de su gravedad. En el caso de los pacientes más leves se puede desde no hacer nada, porque hay veces que se resuelve espontáneamente, hasta someterles a radiación ultravioleta, que es una terapia habitual que mejora las lesiones. También se emplean cremas en casi todos los pacientes, independientemente de la gravedad de la psoriasis, porque las cremas que contienen determinados ingredientes mejoran bastante las lesiones.

Todos aquellos pacientes que presenten una alteración de su calidad de vida por la psoriasis se beneficiarían de una atención psicológica

Y en los pacientes más graves, o en los casos entre moderados y graves, utilizamos medicamentos: o bien fármacos sistémicos –que son más clásicos–, o biológicos. Y desde que utilizamos estos fármacos biológicos la calidad de vida de los pacientes graves ha mejorado drásticamente respecto a hace 20 años. Estos fármacos biológicos son los más novedosos y han supuesto una revolución en el tratamiento de la psoriasis.

Psoriasis

¿Cómo se podría mejorar la calidad de vida de los pacientes con psoriasis?

Modificar los hábitos de vida, y sobre todo intentar controlar el estrés, ayudaría mucho, sobre todo en aquellas personas en las que la aparición de brotes esté muy asociada al estrés. Y para prevenir el riesgo de enfermedad isquémica lo ideal es que tengan un índice de masa corporal adecuado; que no tengan sobrepeso ni obesidad, que es algo muy frecuente en los pacientes con psoriasis.

Hay una cosa que me gustaría dejar muy clara y es que la psoriasis no es una enfermedad contagiosa

De hecho, muchas veces vemos que en los pacientes con psoriasis leve o moderada cuando se ponen a dieta –o simplemente comen más sano–, hacen ejercicio y llevan una vida más saludable, las lesiones de la piel mejoran, porque al final no deja de ser una enfermedad asociada a una inflamación sistémica. La psoriasis es una manifestación en la piel de una inflamación a muchos niveles. Por eso, los pacientes que se cuidan suelen mejorar, siempre y cuando su psoriasis no sea muy grave, ya que en los casos más graves no basta, por supuesto, con comer verduras o hacer deporte, pero en los más leves sí se ve muy claro que hacer deporte y llevar una dieta saludable mejora mucho su pronóstico.

¿Es conveniente que los afectados reciban también terapia psicológica?

Todos aquellos pacientes que presenten una alteración de su calidad de vida por la psoriasis se beneficiarían de una atención psicológica, pero dado que no es sencillo llegar a todo el mundo, es importante priorizar en aquellos que sienten más dificultadas en las relaciones sociales, o que están más afectados por las lesiones. Nosotros utilizamos cuestionarios de calidad de vida para identificar a estos pacientes y así poder recomendarles que comiencen una terapia de forma precoz.

También hay una cosa que me gustaría dejar muy clara y es que no se trata de una enfermedad contagiosa. La manera en que estas personas se relacionan con los demás se ve afectada porque en muchos casos se sigue asociando el estigma de que se contagia y ellos no quieren que se vean sus lesiones. Y aunque tú se lo expliques al paciente y este lo comprenda, te dice que hay personas de su entorno que no lo entienden y que prefiere no relacionarse con esos grupos para evitar que lo miren mal. Esto es un problema que puede ser muy grave, por ejemplo en los adolescentes, porque son más frágiles, y por ello es fundamental asumir que es una enfermedad inflamatoria y que no es transmisible.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD