PUBLICIDAD

Tercera edad
Verrugas en adultos mayores
Las verrugas son lesiones benignas de la piel, frecuentes en los adultos mayores, que a pesar de no constituir un problema de salud, resultan antiestéticas si aparecen en zonas visibles. Te decimos cómo eliminarlas.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Verrugas en adultos mayores. Qué son y cuáles son sus causas

Mujer mayor con una verruga en la cara

La queratosis o verruga seborreica suele aparecer sobre todo en la cara, la frente, la espalda o el pecho.

Se suele llamar verruga a toda prominencia que aparece en la piel y no es un grano o una espinilla, pero realmente no todas lo son. Como indica la Academia Española de Dermatología y Venereología sólo se consideran verrugas las infecciones cutáneo-mucosas producidas por el virus del papiloma humano (VPH). Sin embargo, no hay que asustarse cuando aparece una, aunque sí es recomendable que un dermatólogo la analice para descartar cualquier otro problema de mayor gravedad. Además, según la zona en la que aparezca, puede ser molesta y antiestética, por lo que se puede buscar un tratamiento para su eliminación. En los adultos mayores la lesión benigna más frecuente en la piel es la queratosis o verruga seborreica, que suele aparecer sobre todo en la cara, la frente, la espalda o el pecho.

Causas por las que aparecen las verrugas

Las verrugas se transmiten por contacto directo, no a través de la sangre, porque el virus pasa de una persona a otra cuando hay pequeñas roturas o grietas en la piel o en las mucosas. Una vez que se produce el contagio puede tardar en aparecer la verruga, ya que el periodo de incubación puede variar desde 1 a 12 meses. Las verrugas pueden aparecer a cualquier edad; entre el 10 y el 12% surgen antes de la edad adulta, especialmente en niñas, pero también siguen apareciendo a lo largo de la vida.

La verruga como signo de envejecimiento

A pesar de que las verrugas pueden aparecer a cualquier edad a través de contagio, hay un tipo de verruga muy común entra la población adulta mayor de 50 años. Se trata de la verruga seborreica que, de hecho, es considerada un signo de envejecimiento de la piel, ya que en este caso no aparecen por contagio.

Esta tumoración benigna, conocida técnicamente como queratosis seborreica o senil, no evoluciona hacia un problema grave de la piel, pero cuando aparece se recomienda vigilarla para comprobar que no cambia de apariencia y, por tanto, confirmar que no es otra afectación maligna.

Como su nombre indica, su apariencia es en forma de pequeña prominencia grasienta de la piel, pudiendo ser casi lisa, como si fuera una simple mancha de la piel; o más visible en forma de coliflor. Su color es oscuro, aunque puede tener tonalidad marrón o negra.

Estas verrugas pueden aparecer en cualquier zona de la piel, especialmente en el rostro, el cuello y a lo largo del tronco, pero nunca en la palma de las manos y en las plantas de los pies, porque en este caso sería otro tipo de verruga conocida como plantar.

Diferenciar las verrugas de otros problemas cutáneos

Aunque para un dermatólogo no suele ser un problema identificar una verruga, lo cierto es que existen diferentes patologías cutáneas que pueden generar dudas a la hora de realizar un diagnóstico. Los fibromas que aparecen en el cuello, las axilas o las ingles suelen llamarse verrugas, pero realmente no lo son, ni son contagiosos. También puede crear confusión por su apariencia el nevus verrucoso o el nevus sebáceo, que comúnmente llamamos lunar, especialmente con las verrugas seborreicas; así como el molusco contagioso, que en adultos puede indicar que padecen sida.

Para evitar cualquier confusión y asustarnos por un posible problema de salud, es recomendable acudir al dermatólogo cuando aparece una verruga o cualquier otro problema cutáneo de similar apariencia. El especialista procederá a realizar un examen clínico y, en el caso de que tenga dudas, podrá llevar a cabo una biopsia o dermatoscopia.

Actualizado: 11 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD