PUBLICIDAD

Salud al día
Fibrilación auricular
La fibrilación auricular es un trastorno muy frecuente, en el que las aurículas del corazón no se contraen con normalidad. Conoce sus repercusiones, y cómo identificar y tratar este problema.
Escrito por Dr. Pablo Rivas, Especialista en medicina interna

Complicaciones de una fibrilación auricular

La complicación más importante de la fibrilación auricular es el infarto cerebral (embolia cerebral). Al no producirse una contracción efectiva de la aurícula se pueden producir coágulos en su interior. Si estos coágulos se desprenden pueden viajan por los vasos sanguíneos del organismo. A los coágulos desprendidos que circulan por la sangre les denominamos émbolos. Los primeros vasos que hay tras la salida del corazón son los que se dirigen al cerebro, por ello es frecuente que los émbolos acaben obstruyendo un vaso cerebral dando lugar a un infarto cerebral.

Los émbolos originados en las aurículas pueden acabar obstruyendo cualquier arteria del organismo como las arterias del ojo, el riñón, las extremidades, etcétera, dando síntomas muy diferentes según el órgano afectado.

Sin una terapia preventiva (con medicamentos anticoagulantes) el riesgo de que se produzca un infarto cerebral secundario a una fibrilación auricular es del 1,3% anual en personas de 50 a 59 años de edad. El riesgo se incrementa con la edad y llega a ser del 5% anual en personas de 80 a 89 años de edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Jaime Feliú

El Dr. Jaime Feliú es un reputado experto en tratamiento del cáncer de hígado.

Dr. Jaime Feliú

Experto en cáncer de hígado, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz, de Madrid
“El tratamiento con los nuevos antivirales para la hepatitis C, que son muy eficaces y la erradican completamente, permitirá evitar una gran proporción de casos de cáncer de hígado que se producen en nuestro país a consecuencia de dicho virus”

Salud en cifras

50%
han aumentado los casos de gota en España en 20 años
Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)'

PUBLICIDAD