PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Entrevistas
  3. Entrevista de Salud al día

Dra. Leticia Fernández Friera y Dr. Jorge Solís Martín

Expertos en cardiología y autores de La salud de tu corazón
La Dra. Fernández Friera y el Dr. Solís Martín, el 'matrimonio que arregla corazones' nos explican cómo es y cómo funciona nuestro corazón, y cómo proteger su salud evitando los factores de riesgo cardiovascular.
Dra. Fernández y Dr. Solís, expertos en salud cardíaca
"Las mujeres suelen aguantar más el dolor y acuden más tarde a consulta, y por ello la mortalidad de los infartos en ellas es un 20% mayor que en los hombres"
Escrito por: Eva Salabert

01/03/2018

La Dra. Leticia Fernández Friera, directora de la Unidad de Imagen Cardíaca de HM Hospitales, y el Dr. Jorge Solís Martín, director de la Unidad de Imagen Cardíaca del Hospital Doce de Octubre y de la Unidad de Valvulopatías del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario HM Montepríncipe, son una pareja de cardiólogos conocidos como ‘el matrimonio que arregla corazones'. Su pasión por la investigación y su deseo de transmitir sus conocimientos a la población general, de forma sencilla y asequible, les ha llevado a escribir La salud de tu corazón (La esfera de los libros), porque saben lo importante que es conocer las características y el funcionamiento de este órgano para aprender a cuidarlo y evitar los factores de riesgo modificables. Estos especialistas nos explican cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares (ECV), y cómo reconocer sus síntomas para detectarlas a tiempo.


La salud de tu corazón

¿Cuáles han sido vuestras motivaciones para escribir La salud de tu corazón, y a quién va dirigido este libro?

Nuestra motivación ha sido enseñar a todo tipo de público, de una forma cercana y sencilla, cómo es y cómo funciona el corazón, y la importancia de cuidarlo. Es muy importante saber cuáles son las pautas para cuidar el corazón y poder mantener la salud que tenemos. También hemos querido resolver muchas preguntas que a menudo les surgen a nuestros pacientes en la consulta sobre distintos problemas cardíacos, y transmitir la visión del cardiólogo. Es clave saber escuchar para poder tratar bien a nuestros pacientes.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el mundo, tanto en los países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo. ¿Significa eso que compartimos los factores de riesgo a pesar de los estilos de vida tan diferentes entre unos países y otros?

Desafortunadamente, los estilos de vida de los países desarrollados y en vías de desarrollo cada vez se están pareciendo más, y aumentan las similitudes respecto a la cantidad de personas que fuman o tienen elevados niveles de azúcar. Además, en los países en desarrollo suele existir un nivel socioeconómico menor, lo que favorece que la población adopte hábitos menos saludables, como por ejemplo ingerir comida rápida, y que disponga de menos información para establecer medidas para corregirlos.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo para desarrollar una ECV?

En relación a la segunda pregunta, los principales factores de riesgo cardiovasculares son la edad, el sexo masculino, la hipertensión (el aumento de la tensión arterial), la hipercolesterolemia (el aumento del colesterol), la diabetes (el aumento del azúcar) y ser fumador, que están íntimamente asociados con el sedentarismo, la falta de ejercicio y la obesidad.

Si el corazón está sufriendo algún daño secundario a la quimioterapia, hay tratamientos cardiológicos que pueden ayudar a darle más fuerza al corazón

Salvo la edad y el sexo masculino, el resto de los factores son modificables, es decir, que pueden ser controlados y evitados, por lo que es importante conocer los métodos para hacerlo, como se muestra en el libro.

¿Qué deben hacer aquellas personas que tienen antecedentes familiares, o lo que vosotros denomináis historia de ECV precoz, para reducir su riesgo cardiovascular?

Controlar de forma mas estricta el resto de factores de riesgo, como la tensión arterial elevada, el colesterol, el azúcar, no fumar. Llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico frecuente ayuda a mantener todos estos factores bajo control y a sentirse mejor para cuidarse más. Además, según el caso que se trate, a veces se recomienda realizar chequeos periódicos de salud de forma más habitual.

Patología cardíaca en las mujeres

Solemos asociar el infarto de miocardio con los varones pero, como advertís, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte también en la mujer. ¿Cuáles son las patologías cardíacas más frecuentes en las mujeres, y qué factores de riesgo se podrían evitar en su caso?

En los últimos años, las enfermedades cardiovasculares que causaron mayor mortalidad en la mujer fueron las enfermedades cerebrovasculares, es decir el ictus o el derrame cerebral. También el infarto puede ocurrir con frecuencia en la mujer, siendo fundamental reconocer sus síntomas a tiempo, como se explica en el libro, porque si se acude antes al hospital, el corazón sufrirá menos tiempo y la recuperación del músculo será mejor.

Salvo la edad y el sexo masculino, el resto de factores de riesgo cardiovascular son modificables, por lo que pueden ser controlados y evitados 

Como las mujeres suelen aguantar más el dolor y no reconocerlo, acuden más tarde a consultar, y por ello la mortalidad de los infartos en la mujer es un 20% mayor que en el hombre. Otro dato a tener en cuenta es que las últimas estadísticas nos muestran que las mujeres fuman más que los hombres.

Sabemos que el consumo de tabaco y alcohol es nocivo para la salud en general. ¿Cuáles son los otros errores que cometemos habitualmente y que peor le sientan a nuestro corazón?

No hacer ejercicio o comer una dieta rica en grasas y azúcar, y pobre en fruta y verdura. La alimentación y la actividad física están íntimamente relacionadas con el desarrollo de los factores de riesgo cardiovascular y con las enfermedades cardiacas, por lo que debemos seguir los consejos del libro y de nuestros médicos.

Colesterol
La alimentación y una vida sedentaria facilita el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Los tratamientos para combatir diversas enfermedades, como en el caso del cáncer, pueden dañar el corazón. ¿Cuáles son las opciones disponibles actualmente para evitarlo, o revertir esos daños en el caso de que ya se hayan producido?

Es importante la valoración del cardiólogo en estos casos, dado que a menudo el tratamiento oncológico no se debe suspender. Existen analíticas de sangre o técnicas de imagen que nos pueden ayudar a determinar si el corazón está sufriendo algún daño secundario a la quimioterapia y, en dicho caso, hay tratamientos cardiológicos que pueden ayudar a darle más fuerza al corazón, siendo frecuentemente un daño reversible.

Cómo identificar los síntomas de un infarto y muerte súbita

Los síntomas de un ataque al corazón se pueden confundir con los de una hernia de hiato, o con un fuerte dolor provocado por gases. ¿Cuáles son los signos que nos pueden alertar de que se trata de algo grave o indicar que, por el contrario, solo tenemos un trastorno sin importancia?

Un dolor fuerte en el pecho, con sensación de ahogo, y que se extiende hacia la espalda o el brazo izquierdo nos puede indicar un problema en alguna arteria del corazón. Sobre todo si el dolor se desencadena con algún esfuerzo, debemos acudir a consultarlo al especialista y descartar causas no cardíacas.

En cambio, si el dolor se modifica con las posturas, se reproduce al tocar la zona, o aparece con la ingesta de alimentos, nos puede indicar un dolor de origen no cardíaco.

Un dolor fuerte en el pecho, con sensación de ahogo, y que se extiende hacia la espalda o el brazo izquierdo puede indicar un problema en alguna arteria del corazón

Con frecuencia oímos hablar de la muerte de algún deportista joven por muerte súbita. Teniendo en cuenta que los deportistas profesionales suelen realizarse controles médicos exhaustivos con regularidad, ¿cómo es posible que no se puedan prevenir estos fallecimientos?

Es muy complicado, porque a menudo esto se debe a arritmias malignas que no se pueden identificar previamente, o los chequeos de los deportistas no se realizan igual en todos los ámbitos deportivos, ni con la misma profundidad, sin llegar a ver problemas cardiacos subyacentes. A menudo se realizan electrocardiogramas que a veces no llegan a revelar patologías cardiacas que se desencadenan con el esfuerzo intenso. Es verdad que en este campo queda mucho por avanzar, y que el uso inteligente de las técnicas de imagen podría ayudar.

En España somos líderes mundiales en trasplante cardiaco

La fibrilación auricular es muy prevalente entre la población mayor, ya que decís que afecta a alrededor del 10% de los mayores de 80 años. ¿Se trata de un problema asociado al envejecimiento y, por tanto, inevitable?

En muchas ocasiones sí, pero en otras podríamos contribuir a evitar determinados factores, como la hipertensión arterial. De todas formas, aunque exista la arritmia, el mayor riesgo es un ritmo muy rápido y descontrolado, lo cual se puede evitar con medicación, y la formación de trombos en el corazón, que también se puede controlar con una medicación adecuada.

Avances en el diagnóstico y tratamiento de las ECV

¿Cuáles son los principales avances que destacaríais en el diagnóstico y tratamiento de las ECV en los últimos años?

En el diagnostico destacaríamos el enorme avance de las técnicas de imagen en cardiología, lo que estaría permitiendo realizar un programa de prevención más individualizado y una detección precoz de cualquier patología cardiovascular. En este sentido, los análisis genéticos se están convirtiendo en piezas clave tanto en el diagnóstico, como en el desarrollo de futuras terapias.

Los análisis genéticos se están convirtiendo en piezas clave tanto en el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares, como en el desarrollo de futuras terapias

España es líder mundial en trasplantes. ¿Cómo afecta eso al trasplante cardíaco? ¿Qué requisitos son imprescindibles para que este tipo de trasplante tenga éxito?

Efectivamente, somos líderes mundiales en trasplante cardiaco y así nos debemos mantener, motivando a las donaciones de órganos. Este hecho ha permitido el desarrollo de unidades específicas dedicadas a pacientes en etapas finales de insuficiencia cardíaca, que van a ser sometidos a trasplante y al seguimiento una vez que se ha realizado. Este tipo de unidades garantiza una buena selección de los candidatos al trasplante, el éxito de la cirugía, y un seguimiento estrecho que evita las complicaciones más comunes en los pacientes trasplantados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD