PUBLICIDAD

Salud al día
Policitemia vera
La policitemia es un trastorno sanguíneo en el que la médula ósea produce demasiados glóbulos rojos, lo que provoca síntomas como dolor de cabeza, debilidad y picor. Conoce sus causas y cuál es su tratamiento.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Síntomas de la policitemia vera

Mujer con dolor de cabeza

El dolor de cabeza, las alteraciones de la visión, los mareos y los acúfenos son algunos de los síntomas más comunes de la policitemia.

En la policitemia vera los síntomas no aparecen de forma brusca, sino que lo hacen poco a poco, de forma lenta y progresiva. Es bastante frecuente que se detecte la policitemia de manera accidental, es decir, al realizar un análisis básico de sangre donde se ponga de manifiesto una cifra elevada de glóbulos rojos sin ningún tipo de síntoma, o que estos hubieran pasado desapercibidos por leves. 

Junto a síntomas generales como cansancio y adelgazamiento, los signos y síntomas más frecuentes de la politcitemia vera están relacionados con el aumento de la viscosidad sanguínea y del volumen total de sangre circulante (dolor de cabeza, visión borrosa, visión doble, sensación vertiginosa, acúfenos o percepción de sonidos que no existen en el entorno, hormigueos en las extremidades, hipertensión arterial).

Un síntoma de la policitemia muy frecuente es el picor, que aparece de forma característica durante el baño o la ducha (prurito hidrogénico o acuagénico). Suele manifestarse con una sensación de picor al contacto con el agua caliente, que ha notado incluso durante años sin haber consultado, y que no se correlaciona con ninguna lesión ni enrojecimiento de la piel. Además, es habitual que los enfermos de policitemia vera tengan el bazo aumentado de tamaño (esplenomegalia), lo que ocurre en el 30-40% de los casos.

Los síntomas digestivos en forma de ardor, úlceras gastroduodenales o gastritis erosivas pueden observarse en estos pacientes con cierta frecuencia.

En un tercio de los pacientes con policitemia vera aparece la eritromelalgia, que es una sensación de quemazón en algunas articulaciones del pie y de las manos, donde sí se aprecia un enrojecimiento de la piel de esa zona. A veces se puede acompañar de sensación de acorchamiento, dándose sobre todo en pacientes con elevación de plaquetas además de los eritrocitos.

El enrojecimiento esporádico o permanente de las mejillas y la nariz (eritrosis o plétora facial) y la hinchazón del tejido que recubre los párpados y la conjuntiva del ojo (quemosis conjuntival) son otros síntomas comunes en estos pacientes.

Actualizado: 23 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD