PUBLICIDAD

Entrevistas de Dieta y nutrición
Dr. Ramón Estruch

Dr. Ramón Estruch

Experto en cacao y consultor en Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, profesor de Medicina de la UB
“El cacao, la materia prima de la que se obtiene el chocolate, tiene un efecto preventivo sobre muchas enfermedades, y una de sus propiedades más relevantes es que ejerce un efecto protector sobre el sistema cardiovascular”

Dr. Ramón Estruch, consultor senior en Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona.

El consumo de cacao previene la aparición de enfermedades cardiovasculares –actualmente la primera causa de mortalidad en las sociedades occidentales–, gracias a su impacto positivo sobre algunos factores de riesgo para desarrollar este tipo de patologías, como los niveles elevados de presión arterial o de colesterol LDL. Diversos estudios científicos avalan los efectos beneficiosos de este alimento para el organismo –y no solo para el corazón–, hasta el punto de que en 2015 se ha celebrado el II Congreso Internacional del Chocolate y el Cacao en Medicina, que tiene como objetivo difundir y debatir el conocimiento sobre las propiedades de este alimento. El Dr. Ramón Estruch, consultor senior en Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, y profesor de la Facultad de Medicina de la UB, explica los beneficios que nos puede aportar comer chocolate y cuáles son las recomendaciones de consumo.

“El chocolate cuanto más negro mejor, porque eso significa que contiene más cacao, y que también tendrá menos grasas y azúcares, y será mucho más saludable”

Siempre nos han recomendado que no abusáramos del chocolate, y ahora resulta que es un alimento beneficioso para la salud, pero hay muchos tipos de chocolate. ¿Son todos igual de saludables?

Hay muchos estudios que revelan que el cacao, la materia prima de la que se obtiene el chocolate, tiene un efecto preventivo sobre muchas enfermedades, y una de sus propiedades más relevantes es su capacidad para ejercer un efecto protector sobre el sistema cardiovascular, que previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, cuando se elabora el chocolate, y debido a que el cacao es muy amargo, se le añaden una serie de sustancias con el objetivo de quitarle este amargor, que hacen que se pierdan algunas de sus cualidades saludables. Por lo tanto, a efectos prácticos, el chocolate cuanto más negro mejor, porque eso significa que contiene más cacao y que también tendrá menos grasas y azúcares, y será mucho más saludable. Y esta pauta se puede aplicar tanto a las tabletas de chocolate tradicionales que venden en los comercios, como al chocolate en polvo.

En el envoltorio de estos productos suele venir indicado el porcentaje de cacao que contienen. ¿A partir de qué porcentaje resulta beneficioso el cacao para la salud?

Cuanto más mejor, pero se podría decir que a partir del 70%, aunque también habría que comprobar, leyendo la etiqueta, que el chocolate haya sido elaborado con cacao natural, porque también está el cacao alcalinizado que es el que se ha sometido a un proceso de alcalinización para eliminar el sabor amargo, y durante este procedimiento desaparecen o disminuyen –hasta en un 60%– algunos de los compuestos del cacao con propiedades saludables.

¿Cuáles son los componentes del cacao que se consideran saludables?

Nosotros pensamos que los polifenoles que contiene son los componentes más saludables, y es lo que hemos tratado de analizar en diferentes estudios. Hay otros productos acompañantes, como la teobromina, que también aporta un efecto beneficioso para la salud, pero nosotros pensamos que realmente los que más aportan –y no se trata de una competición entre diferentes nutrientes– serían los polifenoles.

¿Existen suplementos elaborados con estos polifenoles, que pudiéramos tomar para conseguir sus efectos saludables sin necesidad de comer chocolate?

Esto es lo que impulsa a la industria alimentaria y farmacéutica a intentar sacar la píldora mágica, pero nosotros pensamos que la clave está en todo el contexto, tanto el de la dieta, como el contexto del propio producto. Por lo tanto, una cosa es el chocolate entero, y otra intentar extraer del chocolate un producto que contuviera la sustancia que más beneficios aporta; y eso hasta ahora no se ha conseguido. Es difícil porque tendríamos que ser más sabios que la Naturaleza, y esto es complicado.

¿Cuánta cantidad de cacao natural o chocolate debemos ingerir diariamente para obtener sus beneficios?

“Sería beneficioso tomarse hasta media tableta de chocolate al día. Además, el consumo de chocolate tiene muy pocas contraindicaciones, y las que puede tener estarían derivadas de otros componentes del producto final, como los azúcares o grasas que le añaden, y no del cacao” 

Los estudios se han hecho con unas cantidades muy elevadas, que se corresponden con el consumo de una tableta al día. Nosotros hemos llegado a la conclusión por consenso –aunque esto se podría discutir–, de que sería beneficioso tomarse hasta media tableta diaria. Además, el consumo de chocolate tiene muy pocas contraindicaciones, y las que puede tener estarían derivadas de otros componentes del producto alimenticio final, como los azúcares, lípidos o grasas que le añaden, y no por el propio cacao. Y la industria alimentaria, que es espabilada, se ha preocupado de buscar la forma de reducir o eliminar las sustancias que pueden ser perjudiciales, y ya hay tabletas de chocolate endulzadas con estevia, por ejemplo. Y esto es estupendo, porque es una manera de ir todos en la misma dirección, y conseguir que la población adopte hábitos saludables que, en este caso, son también muy agradables, ya que comer chocolate resulta muy placentero para la mayoría de la gente.

El cacao reduce el riesgo de diabetes

¿Es cierto que el consumo de chocolate no influye en la aparición ni el agravamiento del acné?

El acné es una infección producida por un germen, y aunque sí hay un tipo de grasas que favorecen la aparición de este trastorno, diría lo mismo que en el caso de los pacientes diabéticos, y es que hay que fijarse en el tipo de chocolate que están tomando, y qué cantidad de grasa lleva, etcétera. Con el chocolate se han elaborado tantos productos finales diferentes, que contienen tantas sustancias distintas además del cacao, que resulta difícil determinar cuál es el efecto que produce una cosa u otra, pero el cacao natural no influye para nada en el desarrollo de acné, aunque no sé si otras sustancias que se le añaden a algunos productos de chocolate sí puedan favorecer su aparición.

Hay mucha información sobre las supuestas bondades del chocolate negro, desde que mejora la memoria en las personas de mediana edad, hasta que puede actuar como un analgésico natural y, por supuesto, que es cardiosaludable. ¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?

“Algunas investigaciones han mostrado que el cacao tiene un impacto positivo sobre el deterioro cognitivo –la pérdida de facultades mentales asociada al envejecimiento–, y que el consumo de chocolate podría contribuir a reducirlo gracias a los polifenoles que contiene” 

Con respecto a sus propiedades cardiosaludables, eso es precisamente lo que hemos estado estudiando nosotros, y está demostrado que el cacao tiene muchos efectos beneficiosos, porque mejora los niveles de presión arterial y el perfil de los lípidos, aumentando el HDL colesterol –que es el colesterol bueno–, y reduciendo el malo. También ayuda –y esto es más novedoso y está relacionado con el metabolismo de la glucosa– a mejorar la sensibilidad a la insulina. Es cierto que hay que explicar que en alguno de los estudios que se han realizado se ha observado que las personas que tomaban bastante chocolate engordaban un poco, pero en este aspecto se han encontrado contradicciones, porque incluso también se están llevando a cabo estudios sobre el empleo de polifenoles del chocolate para adelgazar; por lo tanto, este sería un tema muy interesante de investigar. Para evitar engordar, además, se podría balancear la dieta y evitar las grasas saturadas –que son las peores–, y los azúcares, que son sustancias que nos perjudican.

En cuanto a la memoria, en algunas investigaciones también hemos observado el cacao tiene un impacto positivo sobre el deterioro cognitivo, es decir, la pérdida de facultades mentales asociada al envejecimiento, y que el consumo de chocolate podría contribuir a reducirlo gracias a los polifenoles que contiene. Esto lo hemos visto también con otros alimentos que los contienen, como el vino o el aceite de oliva virgen extra. Por tanto, en este aspecto también resulta saludable. Con respecto a su posible poder analgésico no sabría decirle nada, porque esto no lo hemos estudiado nosotros.  

En el caso de las personas que ya padecen enfermedades cardiovasculares, o factores de riesgo para desarrollarlas, como hipertensión, o diabetes, ¿es también recomendable que incluyan chocolate en su dieta?

Sí, en las personas con hipertensión, por supuesto, porque esto sí que se ha estudiado mucho y se ha comprobado que el cacao ayuda a regular los niveles de presión arterial. Y en el caso de los pacientes con diabetes, habría que recomendarles que se fijaran siempre muy bien en la etiqueta para asegurarse de que el producto no contenga azúcares añadidos, ya que el chocolate sí va bien para la diabetes, pero los diabéticos no pueden tomar azúcar.

Hace tres meses usted participó en el II Congreso Internacional del Chocolate y el Cacao en Medicina, ¿cuáles son las últimas evidencias científicas que avalan los beneficios del cacao sobre la salud que se han debatido en este encuentro?

A mí personalmente lo que más me ha interesado han sido los resultados de los estudios que se han realizado sobre el consumo de cacao para reducir el riesgo de diabetes. Se ha aportado mucha información global, especialmente sobre los mecanismos por los cuales el chocolate o el cacao pueden ejercer este efecto beneficioso para prevenir esta enfermedad, que está considerada como una de las epidemias del siglo XXI, y cuya elevada incidencia es necesario disminuir. Como ya he comentado, nosotros nos centramos más sobre los efectos que tiene el cacao sobre la presión arterial y sobre los lípidos, y en este congreso he comprobado que su impacto sobre la diabetes es un aspecto muy importante que requiere más estudios.

Actualmente se insiste mucho en el poder que tiene la alimentación en la prevención de las enfermedades y el mantenimiento de la salud, y existen numerosos estudios sobre la dieta mediterránea y su papel, tanto en la prevención de patología cardiovascular como de cáncer. Comemos entre 3 y 5 veces todos los días y sabemos que la alimentación desempeña una función clave en nuestra salud (también la actividad física), y aprovechando que existe un gran interés social en el tema, los médicos también somos sensibles a ello y nos ponemos en marcha para contribuir a evitar los problemas de diabetes y obesidad, y buscar nuevas formas de mejorar la salud. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
hay que incrementar la ingesta de agua durante el verano
'Fuente: 'Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (Cieah)’'

PUBLICIDAD