PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo aprovechar las sobras
A pesar de la crisis, un tercio de la comida que se produce acaba en la basura. En la era de la tartera, te enseñamos cómo planificar tus menús y aprovechar tus sobras para que tu cocina no tenga desperdicio.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Cocina reciclaje: consejos para aprovechar las sobras

Por qué no darles una segunda oportunidad a esos alimentos escondidos en una esquina de tu nevera y a punto de ser reubicados en el cubo de la basura… Te enseñamos a hacer una cocina reciclada, creativa, barata y muy rica con algunos restos y sobrantes de comidas principales. Nunca imaginarías todo lo que te pueden dar de sí ciertos productos. Toma buena nota de los siguientes consejos para aprovechar las sobras:

Icono idea Los restos de verduras, hortalizas o legumbres pueden transformarse al día siguiente en un apetitoso puré o en una suave crema.

Icono ideaSi algún día te sobra algo de carne, pescado o pollo cocido, aprovéchalo para hacer croquetas, empanadillas, rellenar pimientos, dar más sabor a un caldo o a una sopa, para un estofado o, incluso, para una ensalada.

Icono ideaAntes de tirar piezas de frutas que estén algo tocadas, prepara con ellas un rico postre: compotas, macedonias, batidos naturales, mermeladas, bizcochos o tartas. Otra posibilidad es guardarlas en almíbar para aprovecharlas en otro momento.

Icono ideaSi te sobra alguna salsa (de tomate, por ejemplo), la puedes congelar en pequeñas porciones, de forma que sólo descongeles lo que necesites consumir. De ahí saldrán unos exquisitos espaguetis boloñesa.

Icono ideaAprovecha hasta la última gota en los bricks, latas y botes de vidrio, para ello abre los pliegues una vez terminado y obtendrás un poco más de producto. También puedes añadirle un poco de agua y remover, apurarás todo lo que se haya quedado adherido a las paredes.

Icono idea¿Huevos a punto de caducar? Cuécelos y prepáralos rellenos de atún, también puedes picarlos e incluirlos en ensaladas, sopas o cremas. Otra idea es hacerlos revueltos y completarlos con otros restos de verduras, carnes o pescados.

Icono ideaLos yogures se pueden utilizar para hacer vasitos con muesli, frutos secos, miel o con una cucharada de mermelada. También puedes usarlos como salsa y aderezo para ensaladas.

Icono ideaEsa cuña de queso algo dura se puede rallar o, mejor aún, puedes acumular unos cuantos restos para hacerte tu propia fondue casera. Esta idea es perfecta para sacar adelante salchichas disparejas o ese filete solitario de la nevera, las fondues de carne son lo más.

Icono ideaEl pan del día anterior tiene mil y una vidas, se puede convertir en unos picatostes para el puré o para una ensalada, o puedes tostarlo para desayunar o para acompañar unas lentejas o en una sopa francesa de cebolla.

Icono ideaSi haces demasiada pasta o arroz aparta lo que no vayas a comer (sin mezclar con la salsa o los condimentos) y guárdalos en una fiambrera en la nevera. Es perfecta para hacer ensaladas o como guarnición de la carne o el pescado. Para el táper de la oficina es de los platos más socorridos.

Icono ideaLos tomates también se pueden congelar. Cuando estén a punto de pasarse, guárdalos en el congelador, aunque antes deberás escaldarlos durante 10-15 minutos en agua hirviendo y después pelarlos. Servirán para todo tipo de salsas calientes en platos tan ricos como arroces, pistos, pastas, pescados como el bonito o la carne en tacos. No perderá ni una de sus propiedades.

Icono ideaLas lonchas de fiambre o queso que se quedan sueltas por la nevera son perfectas para rellenar una quiche o hacer una pizza casera deliciosa.

Icono ideaCon las patatas cocidas puedes hacer un buen puré de patatas al modo más tradicional, ensaladas camperas, ensaladilla rusa, tortillas o te servirán como acompañamiento de estofados.

Actualizado: 14 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD