PUBLICIDAD

Método del plato
El método del plato permite incluir de una forma visual todos los ingredientes necesarios para realizar una comida completa, variada y saludable. Te damos algunas recetas y las claves para distribuir bien todos los grupos de alimentos.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Qué es el método del plato: reglas básicas

Método del plato

Con el método del plato conseguiremos una alimentación completa.

Cuando nos proponemos el objetivo de comer bien, de forma variada y saludable, es habitual que nos asalten las dudas. En muchas ocasiones, creemos que la teoría la tenemos clara, pero la práctica nos falla estrepitosamente. Las prisas del día a día no ayudan y acabamos por comer casi cualquier cosa que encontramos en la despensa o en la nevera. Sin embargo, alimentarse bien y, con ello, ganar en salud, es más fácil de lo que podemos pensar, pues basta con mirar nuestro plato, pero no uno cualquiera, sino el que representa al conocido como método del plato, una herramienta muy visual y sencilla que permite al comensal aunar en un único recipiente todos los nutrientes que necesita en sus comidas principales y, lo que es más importante, en las proporciones justas.

En concreto, el mensaje principal del método del plato pasa por marcar la cantidad y los tipos de alimentos que deben dar forma a las dos grandes comidas del día. “Así, de una manera muy visual y sencilla se establece la siguiente distribución”, detalla Ana Zugasti, miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que nos detalla las proporciones y nutrientes en las que debemos dividir el plato, y algunos ejemplos de alimentos para cada sector:

Método del plato
 
  • 50% del plato: hortalizas y verduras

    50% del plato: hortalizas y verduras

    Estos grupos de alimentos deben ocupar la mitad de nuestro plato, ya sean cocidas o crudas, y siempre procurando que haya una buena variedad de productos y de colores. Al menos dos raciones al día de verduras y hortalizas aportan agua, muy pocas calorías y son ricas en vitaminas, antioxidantes, minerales y fibra. Por ejemplo, aquí podemos incluir brócoli, zanahoria, cebolla, champiñones, calabaza, tomates, espinacas, pimientos…

  • 25% del plato: carbohidratos

    25% del plato: carbohidratos

    En este apartado se incluyen los cereales, las patatas (mejor cocidas o al horno), las legumbres, la pasta o el pan. La suma de estos alimentos no debe superar el cuarto del plato y a la hora de elegir “hay que optar por dar prioridad a los cereales integrales variados, limitando los cereales refinados como el arroz o el pan blanco, ya que tienen un mayor índice glucémico y provocan una mayor repercusión en el control del azúcar en sangre y en el exceso de peso”, matiza Zugasti.

  • 25% del plato: proteínas animales

    25% del plato: proteínas animales

    En el menú principal del día no pueden faltar las proteínas saludables, por eso el método del plato aconseja el consumo de pescados, aves, legumbres y frutos secos. Algunas versiones del método incluyen también los huevos. “En esta porción del plato hay que dar prioridad a las legumbres como las lentejas, los garbanzos o las habichuelas, así como a los pescados azules y blancos y a la carne de ave, acompañadas de algún fruto seco. Y es recomendable limitar el consumo de carnes rojas y evitar las carnes procesadas como el bacon o los embutidos”, explica Zugasti, quien hace hincapié en que el original método del plato de Harvard no incluía los huevos, aunque éstos sí aparecen en la versión elaborada en el año 2012 por la SEEN y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). Así, entre las recomendaciones de los expertos, se aconseja el consumo de carnes menos de seis veces a la semana, el consumo de pescados al menos cuatro veces a la semana, la ingesta de legumbres tres veces a la semana y comer entre cuatro y cinco huevos a la semana.

  • Frutas a diario

    Frutas a diario

    El borde del plato que marca el método está dibujado con frutas variadas y de temporada, ya que son otra pieza indiscutible de esta disciplina, pues deben estar presentes en las dos grandes comidas del día, ya sea como postre o como ingrediente de la receta principal.

  • Agua y bebidas no azucaradas

    agua

    El agua debe convertirse en la principal fuente de hidratación durante la comida, evitando las bebidas azucaradas, aunque este método también incluye la posibilidad de optar por o café dos veces al día.

Actualizado: 15 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD