PUBLICIDAD

Embarazo
Diafragma vaginal
Aunque poco demandado, el diafragma vaginal es otro de los anticonceptivos de barrera a disposición de la mujer. Te explicamos todo lo que necesitas saber, ya que de su correcto uso depende su eficacia.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Colocación y uso del diafragma vaginal

Colocación y uso del diafragma vaginal

Es muy importante saber colocar el diafragma vaginal, ya que de ello depende su eficacia.

Lo primero que tenemos que hacer al escoger el diafragma vaginal como método anticonceptivo es ponernos en manos de nuestro ginecólogo para elegir el adecuado, ya que hay varios tipos y tamaños (los diámetros van desde los 50 mm a los 105 mm). “Precisa de una exploración previa en la que el profesional toma medidas y prescribe a la usuaria la más adecuada para que se ajuste perfectamente”, explica el obstetra y presidente de la Sociedad Española de Contracepción José Ramón Serrano. A partir de ahí, también recibiremos la información necesaria para su colocación, su extracción y las pautas para su correcto uso y conservación.

El diafragma o pesario se tiene que insertar en la vagina antes de cada relación sexual (puede hacerse inmediatamente antes o unas horas antes) comprobando que el anillo esté bien ajustado y que el resto cubra todo el cuello del útero. Y no debe retirarse hasta seis horas después de la última eyaculación, aunque podría dejarse hasta un máximo de 24 horas.

Antes de cada uso debes aplicar el producto espermicida que hayas escogido en el borde y en las dos caras (se ha de renovar cada hora y poner dosis adicionales antes de cada coito, si se producen de forma reiterada); para esto utiliza un aplicador, sin necesidad de extraer el diafragma, y asegúrate de que sigue bien colocado. Una vez que aprendas a hacerlo y practiques un poco, no te resultará complicado.

De media, la vida útil del diafragma es de unos dos años, siempre cuidándolo para que se conserve lo  mejor posible. Así, inmediatamente tras su extracción lo tienes que lavar con agua templada y jabón neutro (nunca uses otro tipo de productos como jabones perfumados, vaselinas, detergentes…), secar suavemente y guardarlo en su estuche, alejado de fuentes de calor. Y por supuesto revísalo a menudo para comprobar que no esté demasiado rígido ni tenga grietas, roturas u cualquier tipo de deterioro.

Colocación del diafragma vaginal

En qué casos consultar al ginecólogo

Lo habitual es acudir al ginecólogo cada 12 meses para llevar un control de este método anticonceptivo, aunque evidentemente deberemos consultar con el profesional médico si tenemos problemas con el diafragma porque no se ajuste bien, nos moleste o incluso sintamos presión o dolor durante las relaciones sexuales. También puede ser un motivo de consulta el flujo vaginal irregular y con mal olor.

Además, en ciertos momentos también consultaremos con el ginecólogo para adecuar el diafragma a nuestras nuevas circunstancias. Por ejemplo, habrá que considerar la posibilidad de cambiar el diafragma si nos han efectuado alguna cirugía pélvica, si hemos tenido un parto vaginal o si hemos variado mucho de peso, por ejemplo.   

Recomendaciones de uso y contraindicaciones del diafragma

A la hora de utilizar el diafragma es importante tener en cuenta algunas observaciones que nos pueden ayudar en nuestra elección y en el óptimo uso de este método anticonceptivo. En primer lugar hay que dejar claro que es fundamental usar en todo momento el tamaño adecuado, ya que uno demasiado grande puede producir dispareunia (dolor genital) y uno muy pequeño probablemente se moverá durante el coito. De hecho, colocar el diafragma o el capuchón cervical con demasiada firmeza puede generar un traumatismo cervical.

Otra recomendación esencial es que, para evitar infecciones, el diafragma no permanezca demasiado tiempo dentro de la vagina. Así, hay que dejarlo las 6 horas obligatorias que son necesarias para que actúe con eficacia y luego retirarlo cuanto antes. Además, hay que evitar las duchas vaginales durante su uso.

Y en cuanto a contraindicaciones, la mujer debe saber que no lo podrá utilizar si hace menos de 6 semanas que ha dado a luz por vía vaginal o si ha tenido un aborto de segundo trimestre, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su documento ‘Criterios médicos de elegibilidad para el uso de anticonceptivos’. Tampoco se utilizará si se tiene una infección vaginal o ciertas anormalidades anatómicas en el cuello uterino o en la vagina. 

Actualizado: 20 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8
de cada mil niños y jóvenes sufren trastorno del espectro alcohólico fetal
'Fuente: 'Instituto de Investigación sobre Políticas de Salud Mental del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá''

PUBLICIDAD