PUBLICIDAD

Olor vaginal: cuándo preocuparse
Los genitales femeninos tienen su propio olor, pero en ciertos casos el olor vaginal puede ser desagradable y ser un síntoma indicativo de alguna patología ginecológica. Descubre cuándo no es normal y cómo puedes evitarlo.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Tipos de olor vaginal: a qué se deben y qué revelan de tu salud

El flujo vaginal es, como ya hemos comentado, diferente en cada mujer. “Es tan específico porque depende de su flora vaginal”, explica la doctora Carmen Martín Blanco, ginecóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid. En general, tanto en condiciones normales, como en situaciones patológicas, estos son los tipos de olor más frecuentes, y sus posibles causas.

En mujeres sanas

En el caso de que la mujer esté sana, los olores más habituales en la zona íntima son:

  • Olor a yogur

    Olor a yogur

    Muchas mujeres al comentar cómo perciben su olor vaginal afirman que les recuerda al olor del yogur. Ese aroma quizá pueda deberse, como indica la doctora Martín Blanco, a que “la flora vaginal está formada por varios microorganismos, pero los que están en mayor proporción son los lactobacilus, que también se encuentran en la composición del yogur”.

  • Olor a metálico

    Olor a metálico

    Muy característico después de la menstruación debido al sangrado y al cambio en el pH de la vagina, pero que en ningún caso es un olor desagradable.

Cuando hay alguna alteración

Si la mujer presenta algún problema de salud como una infección vaginal, o incluso una enfermedad de transmisión sexual, los siguientes olores pueden ser un signo de alarma:

  • Olor a pescado

    Olor a pescado

    Es un hedor muy característico y señal de que la mujer padece una vaginosis bacteriana, una alteración de la flora vaginal. “En la flora vaginal tenemos diferentes tipos de microorganismos que se encuentran en equilibrio, pero cuando existe una proliferación de alguno de los microorganismos se altera el patrón de secreción de flujo”, señala la ginecóloga. Su cantidad y aspecto cambian y el olor se vuelve fétido y se identifica como “a pescado”. Es uno de los síntomas de esta infección junto con otras molestias como picor o escozor, y el flujo presenta un color amarillento o anaranjado. En este caso hay que acudir al médico.

  • Olor dulzón

    Olor dulzón

    Quizás no sea desagradable, pero hay que prestarle atención porque puede tener su origen en una infección causada por hongos vaginales, en concreto por Candida albicans. La candidiasis es una infección fúngica muy frecuente, tanto que se cree que la padecen tres de cada cuatro mujeres en algún momento de su vida. Los síntomas pueden ser de leves a moderados, e incluyen un intenso picor e irritación de la vagina y la vulva, sensación de ardor y secreción vaginal espesa, “como de leche cortada”, describe la ginecóloga. Se debe acudir al médico para que prescriba el tratamiento adecuado.

  • Olor hediondo

    Olor hediondo

    Un hedor fétido y muy desagradable puede proceder de un tampón para la regla olvidado durante días. Es una situación más frecuente de lo que se piensa, y muy peligrosa. De hecho, los fabricantes de estos productos de higiene íntima femenina recomiendan que se cambien cada ocho horas como máximo, ya que su uso incorrecto puede provocar una grave infección conocida como el síndrome de shock tóxico, que está causado por las tóxinas provocadas por la bacteria Staphylococcus aureus, un microorganismo que se encuentra de forma natural en la vagina femenina. Los síntomas, además de ese olor hediondo, son fiebre muy alta, convulsiones, náuseas, vómitos, confusión, desmayos y mareos, entre otros.

  • Olor fuerte

    Olor fuerte

    Cuando el flujo vaginal cambia su aspecto y su olor, y este resulta muy desagradable puede ser síntoma de enfermedades de trasmisión sexual (ETS) como:

    • La tricomoniasis. En este caso, como indica la doctora Martín Blanco, además se dan otros síntomas como “un flujo muy abundante con un aspecto espumoso, de color verdoso grisáceo, y mucho picor en la vagina”.

    • La gonorrea. Provoca, además, un aumento de la secreción vaginal y dolor abdominal, y sensación de ardor al orinar.

    • Clamidia. Aunque no siempre presenta síntomas, un flujo vaginal anormal y con un fuerte olor puede ser consecuencia de esta ETS. Las mujeres también pueden notar sensación de ardor al orinar y dolor al mantener relaciones sexuales.

  • Olor maloliente

    Olor maloliente

    El cáncer de cuello útero normalmente no da síntomas en los primeros estadios, pero cuando “hay una lesión se puede producir un flujo maloliente”. Además, se producen otros síntomas como sangrados vaginales anormales y dolor abdominal.

Actualizado: 26 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD