PUBLICIDAD

Embarazo
Píldora anticonceptiva
Cincuenta años después de la revolución que supuso su aparición, la píldora es ya uno de los métodos anticonceptivos más usados en el mundo, aunque sigue rodeada de cierta polémica. Despejamos tus dudas.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Qué es la píldora anticonceptiva

Eficaz, discreta, fácil de tomar y con beneficios que van más allá de impedir un embarazo no deseado, éstos son los secretos del éxito de la píldora anticonceptiva, uno de los métodos anticonceptivos más usados en el mundo. Muy extendida en los países desarrollados, Estados Unidos y Europa, principalmente, en España la consumen alrededor de dos millones de mujeres. En América Latina también tiene buena aceptación,  aunque todavía quedan algunos obstáculos económicos, legales y culturales que vencer para su generalización.

Si bien existen diferentes tipos de píldora anticonceptiva, la más popular es la combinada, resultado de la mezcla de dos hormonas sintéticas: estrógenos y progestágenos, reproducidas en un laboratorio a imagen y semejanza de las naturales para engañar al cuerpo y controlar el ciclo reproductivo de la mujer. Los progestágenos son responsables del efecto anticonceptivo, ya que impiden que el óvulo madure y espesan el moco del cuello del útero para entorpecer el paso de los espermatozoides. La tarea de los estrógenos es mantener el ciclo regular de la menstruación.

A vueltas con las hormonas

Las píldoras anticonceptivas de primera generación que se comercializaron a principios de los años 60 contenían dosis muy elevadas de estas hormonas, sobre todo de estrógenos, responsable también de sus principales efectos secundarios (náuseas, migrañas, hinchazón de pecho, etcétera). Las de segunda, y sobre todo, tercera y cuarta generación (cuyos principios activos son desogestrel, gestodeno y drospirenona), en cambio, se han ido refinando y modernizando con diferentes tipos y dosis de progestágenos y estrógeno etinilestradiol hasta casi hacerlos desaparecer.

La contrapartida de las píldoras más modernas, sin embargo, es que podrían aumentar el riesgo de sufrir trombos, según algunas denuncias presentadas por usuarias europeas. Sin embargo, como concluyó un reciente estudio de octubre de 2013 de la Agencia Española del Medicamento “no existe ninguna razón para dejar de tomar el anticonceptivo hormonal combinado si no se ha experimentado ningún problema”.

Formas de administración

El sistema público de salud español financia en la actualidad 23 anticonceptivos orales, de las cuales sólo tres corresponden a los llamados anticonceptivos de tercera generación. Si está en la lista, la usuaria paga sólo el 40% (unos cuatro euros de media), si no, el precio puede variar entre los ocho y los 18 euros al mes.

Las píldoras anticonceptivas también se diferencian, además de por la dosis, en los envases y forma de administración:

  • La más habitual es la de 21+7, en la que la píldora se toma diariamente durante 21 días y durante los otros siete 7 días se ingieren otras que no contienen principio activo. 
  • También existen cajas de 21 pastillas, se toma una cada día hasta llegar a la última, se descansa durante siete días, momento en el que aparece la menstruación, y vuelta a empezar con otro envase. 
  • Por último, está el modelo 24+4, cada envase contiene 24 píldoras activas y 4 de placebo. 

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

52,4%
se ha reducido la concentración espermática en los hombres occidentales en los últimos 40 años
'Fuente: 'Human Reproduction Update''