Hernia de hiato
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
Se estima que hasta un 20% de la población puede sufrir hernia de hiato. Aunque la gran mayoría no experimentará síntomas, el resto pueden notar ardor, dolor de pecho, o dificultad para tragar. Lo mejor es aprender a prevenirla.

Síntomas de la hernia de hiato

La hernia de hiato tiene una consecuencia clara: al deslizarse hacia la cavidad torácica la parte superior del estómago, es muy probable que el mecanismo antirreflujo del estómago no sea del todo efectivo. Este mecanismo, cuyo punto importante es el cardias (que es un esfínter que impide que el contenido que pasa al estómago vuelva al esófago), no funciona correctamente y permite que el contenido gástrico pase al esófago. Como el contenido del estómago es ácido, y las paredes del esófago son mucho más delicadas que las del estómago, es fácil imaginar los síntomas:

  • Ardor (pirosis): el contenido ácido irrita las paredes del esófago, ocasionando molestias en la boca del estómago.
  • Dolor de pecho: si esa sensación de ardor alcanza zonas elevadas del esófago, el dolor puede sentirse más en la zona torácica que en la abdominal, confundiéndose con un dolor en el pecho (pulmones o corazón).
  • Dificultad a la hora de tragar: las estructuras gastrointestinales se encuentran descolocadas y, por lo tanto, es factible que este síntoma pueda aparecer.

Complicaciones de la hernia de hiato

Por sí misma, la hernia de hiato no produce síntomas ni complicaciones, salvo que se acompañe de un estrangulamiento de la porción del estómago que se ha deslizado, lo que puede tener como consecuencia que dicha parte se necrose (muera) por falta de aporte sanguíneo; o de una hemorragia. En este caso, el sangrado puede llevar a complicaciones como la anemia, por ejemplo, siendo preciso entonces realizar una reparación quirúrgica de la hemorragia.

En algunos casos, el contenido ácido puede llegar de nuevo a la boca, y puede ser aspirado, con entrada en los pulmones, que también poseen unas paredes muy delicadas (broncoaspiración).

Pero la mayoría de los problemas asociados provienen de la acción del ácido sobre las paredes del esófago. La irritación constante que produce el contenido del estómago en el esófago puede llevar a cambios en la estructura de la pared esofágica, provocando la aparición de algunas patologías como el esófago de Barrett (alteración de las células del esófago, que puede acabar produciendo una modificación en la estructura de la pared. Se considera una complicación pre-maligna), enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y otras patologías por reflujo. No todas las personas que padecen hernia de hiato tendrán problemas por el reflujo; pero se estima que un importante porcentaje de los pacientes que acuden a consulta por problemas de reflujo tienen una hernia de hiato como causa subyacente.

Como último caso, la acción continuada del ácido sin medidas para evitarlo puede llegar a originar cáncer de esófago (recordemos que el ácido puede alterar las células de la pared del esófago).

 

Temas en este artículo

Actualizado: 23/08/2012

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Francisca Sánchez

Experta en tuberculosis

"La aceptación bastante generalizada en los medios no especializados de que la tuberculosis ‘es una enfermedad erradicada’ hace un flaco favor al diagnóstico precoz en los pacientes que viven en los países más desarrollados"

 

50% han aumentado los casos de anafilaxia en los últimos años

La anafilaxia es la manifestación alérgica más grave, se suele producir por alimentos, fármacos, o picaduras de himenópteros, y puede llegar a ocasionar la muerte.

Fuente: 'Hospital Vall d'Hebron de Barcelona'

 

PUBLICIDAD