PUBLICIDAD

Salud al día
Ascitis
Un abdomen prominente que no se debe a obesidad, gases o embarazo, puede estar asociado a una ascitis o acumulación de líquido en la cavidad abdominal. Conoce las causas de este problema y cómo abordarlas.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Síntomas de la ascitis

Síntomas de la ascitis

El rasgo más característico de la ascitis es una continua hichazón del vientre.

La ascitis consiste en el aumento progresivo del perímetro del abdomen, que puede haber ido surgiendo a lo largo de días, semanas, o meses. El paciente contará que se nota el abdomen distendido y pesado, muy prominente, como si estuviera embarazado. El tamaño del abdomen no se modifica con las deposiciones, y tampoco depende de la cantidad que el paciente coma o beba. La ropa habitual ya no cabe y aprieta cada vez más.

A menudo la ascitis se puede acompañar de una sensación de molestia abdominal difusa, sorda, mal definida, que no llega a ser dolorosa. Si la ascitis es muy abundante, de muchos litros, puede ser que se acompañe de una sensación de asfixia ocasionada por el empuje del líquido hacia el diafragma, impidiendo una respiración normal. Por otro lado, el peso del paciente puede aumentar de forma muy rápida en días, incluso aunque adelgace del resto del cuerpo con pérdida de masa grasa y muscular.

Según la causa de la ascitis se pueden tener otros muchos síntomas. La aparición de ascitis suele ser la primera descompensación de un paciente cirrótico. La cirrosis puede producir mucho cansancio, coloración amarillenta de los ojos y la piel, aparición de alteraciones en la piel como las arañas vasculares o la coloración roja de las palmas de las manos, aumento del tamaño de las mamas en los hombres, y la aparición de venas muy prominentes en la piel del abdomen.

En los casos de ascitis producida por un tumor maligno, ésta puede ser el primer síntoma, pero puede ser que haya otros dependiendo del tumor. Es frecuente que haya pérdida de masa magra (de la grasa y los músculos) aunque el peso no se vea muy modificado porque aumenta el líquido abdominal. En las infecciones o enfermedades inflamatorias el paciente puede tener fiebre y cansancio

Actualizado: 19 de Agosto de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD