PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Distensión abdominal o vientre hinchado
¿Quién no ha sentido alguna vez la desagradable sensación de sentir su vientre hinchado? En este artículo encontrarás las causas más comunes de este problema y cómo solucionar cada una de ellas.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Qué es la distensión abdominal

¿Quién no se ha sentido alguna o muchas veces incómodo o molesto por la desagradable sensación de sentir su vientre hinchado? Estas molestias son muy frecuentes, tanto que determinadas personas conviven con ellas a diario y las padecen como algo habitual. Con frecuencia se produce tras haber realizado una comida excesiva, aunque existen otras causas que veremos a continuación.

La distensión abdominal, o vientre o abdomen hinchado, lo que comúnmente se denomina barriguita prominente, puede producirse tanto en personas delgadas como obesas. Sin embargo, la sensación de aumento de la zona abdominal es más evidente cuando el resto del organismo está dentro de unas medidas saludables. Son más mujeres quienes refieren este problema, aunque no es exclusivo del sexo femenino.

Y no es únicamente un problema estético, ya que este aumento de volumen nos hace sentir incómodos, pesados, doloridos, nos aprieta la ropa (pantalón, falda, cinturón o incluso ropa interior), estamos más irritables, nuestro ritmo intestinal se altera y nos estresa y obsesiona el hecho de que no luzcamos un vientre plano, tal y como los cánones preestablecidos dictaminan.

En muchas ocasiones constituye un síntoma de alguna patología o trastorno digestivo. Sin embargo, casi siempre unas modificaciones de hábitos dietéticos serán suficientes para acabar con el problema de la tripa inflada. Veamos a continuación sus causas y soluciones.

Actualizado: 21 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''