PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Practicar ejercicio físico reduce la presión arterial nocturna

Practicar ejercicio físico de manera regular ayuda a que la presión arterial descienda durante la noche, algo muy beneficioso porque si sus niveles son más elevados que durante el día existe un mayor riesgo cardiovascular.
El ejercicio físico reduce la presión arterial nocturna

Los niveles elevados nocturnos de presión arterial indican un mayor riesgo cardiovascular.

19 de Septiembre de 2013

Practicar ejercicio físico de manera regular ayuda a que la presión arterial descienda durante la noche, algo muy beneficioso porque cuando sus niveles son más elevados en las horas nocturnas que durante el día se asocia con un mayor riesgo cardiovascular.

Para comprobar este efecto beneficioso de la actividad física sobre la salud, un grupo de investigadores de la Universidad de Salamanca ha realizado un estudio en el que han intervenido 1.345 pacientes sanos, con edades comprendidas entre los 20 y los 80 años.

El objetivo de la investigación, cuyos resultados se han publicado en American Journal of Hypertension, era observar la relación entre la actividad física y el patrón circadiano de la presión arterial, que durante el día no siempre es igual, sino que varía, y lo más común es que por la noche disminuya, como ha explicado Luis García Ortiz, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca.

El estudio reveló que cuanta más actividad física realizaba el paciente, más baja era su presión arterial durante la noche

Según este experto, el hecho de que la presión arterial disminuya durante la noche es un factor protector frente a episodios cardiovasculares, sin embargo, hay un gran número de pacientes a los que no les sucede esto y que, por lo tanto, tienen un mayor riesgo.

Los investigadores realizaron un cuestionario a los participantes en el estudio sobre sus hábitos en cuanto a ejercicio y, además, les colocaron un acelerómetro en el cinturón para medir su actividad física durante una semana. También dividieron el tipo de actividad en poca, moderada y mucha.

Esta clasificación resultó muy práctica, porque les permitió comprobar que cuanta más actividad física realizaba el paciente, más baja era su presión arterial durante la noche. Así, Luis García Ortiz ha señalado que estas personas tienen un 50% más posibilidades de que su patrón circadiano sea el adecuado en comparación con los que no practican actividad física.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''