Insuficiencia renal crónica
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
Para mantener la salud de los riñones y evitar la aparición de insuficiencia renal es importante seguir una dieta equilibrada, beber diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua, reducir el consumo de alcohol, y realizar ejercicio con regularidad.

Insuficiencia renal crónica

¿Qué es la insuficiencia renal crónica?

La insuficiencia renal crónica es un deterioro progresivo, durante más de 3 meses, del filtrado glomerular, es decir, de la capacidad de filtrado de la sangre por parte del riñón.

Como consecuencia de este filtrado insuficiente, se produce una acumulación de sustancias nitrogenadas en la sangre, especialmente urea y sus derivados, y una elevación de la creatinina plasmática, que es lo que se detecta en los análisis de sangre. Esta situación desemboca en lo que se conoce como uremia o síndrome urémico.

Las características del síndrome de insuficiencia renal crónica son:

  • Una función renal reducida, debido a la disminución en el número de nefronas (unidad funcional básica del riñón).
  • Un deterioro funcional del riñón.
  • Una situación funcional estable durante semanas o meses, pero que presenta un empeoramiento progresivo.

Si la disfunción renal se mantiene, tanto si esto es debido a un fallo de la irrigación del riñón, como a una lesión de los tejidos que lo forman, se puede desarrollar una insuficiencia renal crónica. Es importante saber que la progresión de la insuficiencia renal provoca la muerte del paciente si no se suple la función renal, ya que no se eliminarían las sustancias toxicas que normalmente desecha el riñón.

Causas de la insuficiencia renal crónica

En algunos casos se desconoce cuál es el mecanismo que ha dado origen a la insuficiencia renal, pero los factores que intervienen más frecuentemente en su aparición son:

  • Diabetes. Esta enfermedad puede provocar una alteración en los riñones que constituye la principal causa de fallo renal crónico.
  • Hipertensión arterial y alteraciones vasculares.
  • Dislipemias (altos niveles de colesterol o triglicéridos en la sangre).
  • Glomerulonefritis: desestructuración de una parte de la nefrona.
  • Enfermedades hereditarias que afecten al riñón como el síndrome de Alport o la poliquistosis renal.
 
Actualizado: 28/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Francisco Arnalich

Experto en hipertensión

"La mortalidad cardiovascular se multiplica por más de cinco en el paciente hipertenso"

 

15% se incrementa el riesgo de cáncer en personas con prediabetes

Un estudio asocia la prediabetes con mayor riesgo de cáncer de estómago, colon, recto, hígado, páncreas, mama y endometrio, y no encuentra relación con otros tipos de cáncer como el de pulmón, próstata u ovarios.

Fuente: 'Diabetología'

 

PUBLICIDAD