PUBLICIDAD

Vejiga hiperactiva
La vejiga hiperactiva o incontinencia de urgencia es un problema que causa pérdidas de orina continuas y que afecta especialmente a mujeres mayores. Conoce sus causas y soluciones y cómo puedes prevenir sus episodios.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Qué es la vejiga hiperactiva y cuáles son sus causas

La vejiga hiperactiva o incontinencia de urgencia provoca que la persona sienta unas fuertes y urgentes ganas de orinar, pero como su vejiga no tiene la capacidad para retener la orina, la expulsa de forma involuntaria. Las pérdidas de orina pueden ser moderadas o grandes, y aparecen por diferentes causas. Aunque suele ser más común entre las mujeres mayores, se puede tener vejiga hiperactiva a cualquier edad y también siendo hombre, ya que suele estar relacionada con ciertos problemas de salud, la toma de ciertos medicamentos o malos hábitos.

Debes estar en alerta y sospechar que puedes tener incontinencia de urgencia si presentas dos o más de estos síntomas:

  • Necesitas orinar ocho o más veces al día.
  • Por la noche te levantas más de dos veces para ir al baño.
  • Sientes fuertes ganas de orinar de forma repentina, y necesitas hacerlo en el momento.
  • Tienes pérdidas de orina en el momento en el que te entran ganas de orinar.

Aunque no se trata de un problema grave de salud, sí condiciona el día a día de la persona que lo sufre, reduciendo su calidad de vida, porque hay quien incluso deja de lado sus relaciones sociales a causa de este trastorno. Además, las pérdidas continuas de orina pueden originar infecciones urinarias y problemas psicológicos, y por ello se debe acudir al médico en busca de una solución lo antes posible para evitar un agravamiento de la situación.

Problemas del riñón
Las pérdidas de orina continuas pueden derivar en infecciones urinarias.

Causas por las que la vejiga se vuelve hiperactiva

Para entender por qué puede surgir la llamada vejiga hiperactiva vamos a explicar brevemente la función de la vejiga en nuestro aparato urinario. Los riñones son los encargados de producir la orina, la cual llega hasta la vejiga. Cuando esta está llena de orina el cerebro recibe unas señales que le indican que la persona tiene ganas de orinar y debe hacerlo.

En el momento que se va a expulsar la orina se producen otras señales nerviosas que provocan la relajación de los músculos del suelo pélvico y los de la uretra, mientras que se produce la contracción de los músculos de la vejiga y la expulsión de la orina. Sin embargo, cuando se padece vejiga hiperactiva los músculos de esta no esperan a que esté llena de orina para contraerse, sino que lo hacen de forma involuntaria, por lo que el cerebro recibe señales de que es necesario expulsar orina aunque haya muy poca almacenada.

Mujer adulta mayor con problemas de demencia
Situaciones de ansiedad o estrés continuado pueden estar detrás de la vejiga hiperactiva. 

Este trastorno no tiene una causa concreta definida, ya que puede surgir como consecuencia de otros problemas de salud o condiciones del afectado. Algunos de ellos son:

  • Haber padecido un accidente cerebrovascular como un ictus, u otros trastornos neurológicos como la presencia de un tumor en el cerebro o el alzheimer.
  • Padecer esclerosis múltiple o diabetes.
  • La toma de ciertos tratamientos farmacológicos, ya sea porque el medicamento aumenta la producción de orina, o porque es necesario tomarlo con mucho líquido.
  • Las infecciones urinarias agudas pueden provocar incontinencia de urgencia, aunque esta suele desaparecer cuando desaparece la infección.
  • Alteraciones o problemas concretos en la vejiga, como puede ser una anomalía, la presencia de un tumor o cálculos.
  • El estreñimiento, o cuando se agranda la próstata, son situaciones que pueden dar lugar a vejiga hiperactiva.
  • Haber sido sometido a alguna intervención quirúrgica en el aparato urinario.
  • Consumir demasiada cafeína o bebidas alcohólicas.
  • Beber más líquido de lo recomendado (más de 2,5 litros al día) a lo largo de la jornada.
  • El envejecimiento puede originar este problema, aunque ser una persona mayor no conlleva tener vejiga hiperactiva. Cuando aparece por el paso de los años se debe a que se ha producido un deterioro de la función cognitiva y la vejiga no recibe adecuadamente las señales del cerebro.
  • Presentar algún problema psicológico como ansiedad, o estrés excesivo.
  • Vaciamiento inadecuado de la vejiga. Esto es más común entre las personas mayores ya que, además de presentar vejiga hiperactiva, cuando orinan no expulsan toda la orina almacenada, por lo que al cabo de poco tiempo vuelven a tener ganas de ir al baño de forma urgente.

Actualizado: 26 de Febrero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD