Mente y emociones
Adicción al sexo
Cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda de satisfacción del mismo ocupa gran parte del día, o conlleva consecuencias negativas, hablamos de adicción al sexo.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Síntomas y diagnóstico de la adicción al sexo

No existe un consenso respecto al etiquetaje del trastorno según los principales manuales diagnóstico en salud mental. Según la CIE-10, la adicción al sexo forma parte de un grupo de trastornos incluido en la categoría diagnóstica de ‘Impulso sexual excesivo’. Por su parte, y hasta el momento, el DSM-IV-TR no lo considera con entidad diagnóstica por sí mismo, si bien, incluye a este tipo de alteraciones dentro del Trastorno Sexual no Especificado.

En su próxima edición (DSM-V), la adicción al sexo obtendrá denominación clínica de trastorno de la hipersexualidad, cuyos síntomas generales para su diagnóstico son:

  • Falta de control sobre la conducta sexual inapropiada.
  • Comportamiento sexual persistente con características autodestructivas.
  • Incapacidad de evitar o reprimir dicha conducta.
  • Cambios severos de humor relacionados con la actividad sexual (por ejemplo depresión o euforia).
  • Aumento gradual del número de relaciones sexuales.
  • Inversión de una cantidad de tiempo excesiva para buscar relaciones sexuales.
  • Interferencia negativa de esta conducta sexual en las actividades sociales ocupacionales o de ocio, o consecuencias de tipo médico o legal.

Existe una elevada asociación entre la adicción al sexo y las parafilias (por ejemplo voyeurismo, así como con otros padecimientos tales como otros trastornos del control de los impulsos (ludopatía, etcétera), el trastorno obsesivo-compulsivo, la depresión y trastornos de personalidad.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Andrés Martín Asuero

Andrés Martín Asuero, experto en mindfulness y profesor certificado de MBSR (Mindfulness-Based Stress Reduction).

Andrés Martín Asuero

Experto en mindfulness y autor de 'Plena Mente'
“Cada persona debe adaptar el mindfulness a sus necesidades, ver qué es lo que mejor le funciona y cuáles son sus posibilidades en ese momento de su vida, pero lo importante es plantearse cómo cuidar la mente para que sea sana, bella, y fuente de felicidad y armonía para ti y para los demás”

Salud en cifras

Uno
de cada tres trabajadores padece estrés crónico
Fuente: 'American Psychological Association'