EVALI, riesgos de la enfermedad asociada al vapeo

Los cigarrillos electrónicos perjudican la salud y pueden provocar EVALI, una enfermedad que se caracteriza por lesiones pulmonares graves y se asocia al uso de aceite de vitamina E en los vapeadores. Conoce sus síntomas y riesgos.
Mujer vapeando

Actualizado: 23 de enero de 2023

Los cigarrillos electrónicos se publicitaron como una alternativa al tabaco tradicional que podría ayudar a dejar de fumar, sin embargo, los expertos advierten que tienen riesgos para la salud, y la aparición de EVALI, una grave patología pulmonar, es una prueba más. EVALI es el nombre de una enfermedad caracterizada –como indican sus siglas en inglés– por lesiones pulmonares asociadas al uso del cigarrillo electrónico o vapeo, que pueden empezar a producirse días o semanas después de comenzar a vapear y que son potencialmente mortales.

PUBLICIDAD

“Estamos consumiendo un producto que genera inflamación pulmonar –nos explica el Dr. Allam Sam, neumólogo de MD Anderson Cancer Center Madrid–. En el caso de que contenga nicotina, la nicotina es un cancerígeno reconocido, pero, aunque no la lleve, un calentador de tabaco o un vapeador puede generar formaldehído, que es otro cancerígeno conocido, y, sobre todo, generar inflamación pulmonar”.

De hecho, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha elaborado un documento de posicionamiento en el que advierte que los e-cigarrillos y los productos de tabaco para calentar no son seguros, son adictivos y no resultan eficaces para abandonar el hábito: “La reducción del daño es una falsa solución, al representar una estrategia comercial de la industria tabaquera para incrementar sus ventas dificultando el control del tabaquismo, ya que retiene a los fumadores en el consumo de tabaco e impide que estos hagan intentos serios de abandono. Además, estos productos son una puerta de acceso a los adolescentes en el tabaco”, señala.

Un vapeador

Por qué vapear puede causar EVALI

“El EVALI es un proceso que cursa con fatiga, con una disminución de la capacidad respiratoria, que puede provocar fiebre y pérdida de oxígeno en sangre, y que está provocado principalmente por un proceso inflamatorio que se desencadena cuando se usan productos que contienen aceite de vitamina E en los vapeadores. En Estados Unidos estaba muy asociado al uso de productos que contenían aceites de cannabinoides en los vapeadores tradicionales. Sin embargo, el vapeador en sí mismo puede producir inflamación pulmonar, es decir, el EVALI supondría el máximo de inflamación que puede producir un vapeador, pero en todas las personas que vapean, independientemente de que vapeen con nicotina, o sin nicotina, produce inflamación pulmonar en mayor o menor medida. EVALI sería el proceso último, que puede incluso hacer necesario un trasplante pulmonar”, afirma el Dr. Sam.

“EVALI es una enfermedad grave que necesita soporte ventilatorio con oxígeno de alto flujo, corticoides, y una recuperación autónoma del sistema respiratorio”

Por lo tanto, la aparición de EVALI se ha relacionado con el aceite de vitamina E que en ocasiones se emplea para espesar los productos para vapear. Consumir vitamina E en forma de complementos alimenticios es seguro, así como su uso en productos para el cuidado de la piel, pero si se inhala puede dificultar la función pulmonar.

PUBLICIDAD

Los productos químicos, los vapores y los metales también pueden provocar daños pulmonares y la forma líquida de algunas sustancias se altera al convertirse en vapor, generándose nuevas sustancias químicas tóxicas que no estaban en el líquido, y que también pueden interaccionar o combinarse con otras sustancias químicas y causar más daño.

Desde la SEPAR insisten en sus perjuicios: “el tabaco calentado y los cigarrillos electrónicos, pese a tener menos tóxicos que el tabaco convencional, no implica que hagan un menor daño, por lo que es necesaria una regulación idéntica a la que se aplica a aquel”.

Un hombre usando un vapeador

Síntomas del EVALI y cómo se diagnostica

El deterioro de los pulmones por EVALI puede manifestarse inicialmente con molestias similares a las de una gripe, que pueden empeorar rápidamente y provocar síntomas como:

PUBLICIDAD

  • Tos o dificultades para respirar.
  • Dolor en el pecho o abdomen.
  • Palpitaciones.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Cansancio excesivo.
  • Pérdida del apetito o de peso sin motivo.
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos, o diarrea
  • Confusión o agitación

Los síntomas pueden variar en gravedad, y algunas personas pueden desarrollar neumonía o insuficiencia respiratoria. Es importante buscar atención médica de inmediato si se experimentan estos síntomas después de haber utilizado un dispositivo de vapeo

“EVALI es una enfermedad que se detectó por descarte; es decir, que cuando a personas que sufrían un proceso inflamatorio pulmonar agudo y que no tenían infección respiratoria previa, ni patología pulmonar previa, se les ha ido haciendo el despistaje de enfermedades conocidas, el único factor que se asociaba a la inflamación pulmonar era que habían usado vapeadores”, afirma el Dr. Sam.

PUBLICIDAD

El neumólogo nos explica que la enfermedad se suele diagnosticar con una prueba denominada lavado bronquioalveolar en personas con procesos inflamatorios de parénquima pulmonar o de vías respiratorias, que tienen muchísima inflamación y no se encuentra una causa inflamatoria, infecciosa, u oncológica previa, o algo que produzca inflamación pulmonar, como las neumonitis. “Al realizar el lavado bronquioalveolar se encuentran ciertos hallazgos que orientan a que hay un proceso inflamatorio hiperagudo producido principalmente por la exposición a estos aceites y gases”.

Una mujer tosiendo con un vapeador en la mano

Tratamiento del EVALI para los vapeadores

Respecto al tratamiento del EVALI, señala que los pacientes generalmente deben ser hospitalizados porque “es una enfermedad grave que necesita soporte ventilatorio con oxígeno de alto flujo –es decir, ni siquiera el oxígeno habitual con las gafas nasales que estamos acostumbrados a ver, sino que el oxígeno de alto flujo genera unas concentraciones casi al 100% de oxígeno–, corticoides, y una recuperación autónoma del sistema respiratorio. El tratamiento principalmente se basa en la corticoterapia”.

PUBLICIDAD

La recuperación puede ser casi completa, dependiendo de la situación previa del paciente, pero hay personas que llegan a desarrollar cierto grado de fibrosis pulmonar y una disminución de la función respiratoria, y en algunos casos precisan un trasplante de pulmón.

El Dr. Allan Sam concluye que “el uso de vapeadores está completamente desaconsejado como sustituto del tabaco y no se consideran un paso intermedio para dejar de fumar, sino todo lo contrario, una puerta de entrada a los productos de inhalación de vapores –con nicotina, o no–. No son una solución porque cualquier forma de inhalación de humo o de vapor conlleva un riesgo, que puede ser oncológico, o no oncológico, que afecta especialmente a las personas con enfermedades del aparato respiratorio como el asma, o a las mujeres embarazadas, porque también se ha demostrado que los bebés pueden nacer con menos peso, o con alteraciones neurológicas”.

Creado: 17 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD