PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Detectan a las neuronas que desencadenan la sed y nos incitan a beber

Un equipo de investigadores estadounidenses ha identificado un subgrupo de neuronas cerebrales cuya activación desencadena la sensación de sed e incita a beber, en un experimento realizado con ratones.
Detectan a las neuronas que desencadenan la sed y nos incitan a beber

Al saciar la sed la actividad del subgrupo de neuronas estudiado descendía.

26 de Septiembre de 2017

La sed o sensación que nos impulsa a beber agua u otros líquidos, está regulada por un subgrupo de neuronas en el cerebro, cuya actividad se reduce cuando consumimos el líquido necesario, tal y como ha comprobado un equipo de investigadores en un ensayo realizado con ratones, en el que también identificaron diversas formas en que las 'neuronas de la sed' están conectadas con otras áreas cerebrales, y cuyos resultados se han publicado en Science.

En investigaciones previas se había observado que una zona del cerebro denominada núcleo preóptico mediano (MnPO) favorece la sensación de sed, pero los mecanismos subyacentes que contribuyen a ello todavía son en parte desconocidos. Por ello, científicos de la Universidad de Stanford en Palo Alto (California, EE.UU.), examinaron la expresión de ARN en el interior del MnPO de un grupo de roedores a los que se había impedido beber agua durante 48 horas, e identificaron una serie de neuronas con las que experimentar.

Cuando se fotoactivaban las 'neuronas de la sed' en los animales que ya se encontraban saciados de agua, estos aumentaban el consumo de líquido

La activación de las neuronas impulsaba a beber

Los autores del trabajo inhibieron esas neuronas mediante optogenética –un método que emplea un láser para alterar el funcionamiento de los circuitos cerebrales, como los que regulan el apetito o el sueño–, comprobando que de esta forma los ratones reducían la ingesta de agua mientras que, por el contrario, cuando se fotoactivaban dichas neuronas en los animales que ya se encontraban saciados de beber, estos aumentaban el consumo de líquido.

Comprobaron, además, que en ratones que habían sido entrenados para que presionaran una palanca cuando querían acceder al agua, la velocidad con la que empujaban dicha palanca se relacionaba con una reducción de la actividad neuronal al cabo del tiempo, lo que indicaría que la actividad de la neurona MnPO se ajusta al consumo de agua, ya que al apretar la palanca enérgicamente los roedores calmaron la sensación de sed.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD