Quemaduras
El calor, el frío, la electricidad, las radiaciones del sol o ciertos productos químicos pueden provocar una quemadura en nuestra piel. Conoce cómo debes actuar en caso de sufrir este tipo de lesiones.

Qué son las quemaduras

Actualizado: 21 de diciembre de 2020

Por definición general, sabemos que una quemadura es una lesión en la piel debido al contacto o exposición de un agente peligroso, como son el calor, el frío, la electricidad, las radiaciones del sol o ciertos productos químicos.

El cuerpo humano tolera temperaturas de hasta 40º C; por encima se pierde la capacidad natural de la piel de regenerarse.

Tipos de quemaduras

Una quemadura puede ser dolorosa o no, dependiendo de su grado. El grado de una quemadura está determinado por su localización en el cuerpo y por la profundidad a la que llega en la piel. Asi, podemos diferenciar entre quemaduras de primer grado, segundo grado o de tercer grado, las más graves:

  • Ilustración de una quemadura de primer grado

    Quemaduras de Primer Grado

    Solo afectan a la capa más superficial de la piel, y se caracterizan por un enrojecimiento de la piel que duele al contacto, comúnmente las encontramos cuando la persona ha tenido una exposición prolongada al sol. Son las más frecuentes de encontrar, sobre todo en el verano.

  • Ilustración de una quemadura de segundo grado

    Quemaduras de Segundo Grado

    Son un poco más profundas, y su característica principal es la aparición de ampollas. Las ampollas son un sistema de defensa ante la quemadura: protege de las infecciones y, con el líquido que contienen, hidratan la herida y ayudan a la cicatrización. Estas quemaduras son muy dolorosas. También se conocen como quemaduras de espesor parcial.

  • Ilustración de una quemadura de tercer grado

    Quemaduras de Tercer Grado

    En estas quemaduras podemos ver tejido carbonizado, las terminaciones nerviosas encargadas de transmitir el dolor se destruyen, de ahí que se diga que las quemaduras de tercer grado no duelen. Se llaman también quemaduras de espesor total. Pueden requerir injertos.

Cómo valorar la gravedad de una quemadura

A pesar de esta clasificación, las quemaduras pueden ser más leves o más graves en función de su localización o superficie, así, podemos entender como quemaduras leves aquellas de primer grado o quemaduras de segundo grado de menos de 5-7 cm de ancho. Por tanto, las quemaduras graves, y que requieren de una atención médica más inmediata, son aquellas de segundo grado mayores de 5-7 cm de ancho, o bien que estén localizadas en cara, manos, pies, ingle, genitales o glúteos. Por supuesto, tan se consideran graves las de tercer grado. 

Toda quemadura puede generar problemas y riesgos importantes para la salud, mucho depende del total de la superficie corporal quemada, esto significa que una quemadura de primer grado que tenga una superficie del 90% del cuerpo es igual o más peligrosa que una quemada de 2º Grado con superficie del 20%.

Por ello, es importante considerar tanto el grado de la quemadura como la superficie del cuerpo lesionada, y de ahí determinar si la persona requiere o no ayuda especializada en un hospital. Igualmente, se debe prestar más atención a las quemaduras en niños o en ancianos, ya que estas personas tienen la piel más fina. 

Creado: 30 de septiembre de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD