PUBLICIDAD

Salud al día
Ladillas
Las ladillas son unos insectos similares a los piojos que infectan el vello del pubis y otras zonas del cuerpo. Se transmiten sólo por contacto íntimo, y para eliminarlas deben tratarse el infectado y sus parejas sexuales.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Síntomas y diagnóstico de la infección por ladillas

Los síntomas de la infección por ladillas comienzan a aparecer entre dos y cuatro semanas después del contagio. Los síntomas iniciales son:

  • Picor: es el síntoma principal, centrado en la región genital. En un primer momento el insecto no provoca picor, pero cuando comienza a invadir la piel el picor puede ser muy intenso. Aumenta por la noche o cuando se está muy tapado por la ropa.
  • Heridas cutáneas: se producen principalmente erosiones o escoriaciones, que son pequeñas heridas superficiales que aparecen después del rascado con las uñas. Si el rascado es muy intenso pueden aparecer verdaderas úlceras que pueden sobreinfectarse.
  • Cambios de coloración: las ladillas pueden producir alteraciones de la pigmentación de la piel, dejando un aspecto azulado de la superficie cutánea que parasitan. Se sospecha que eso es debido a la reacción inflamatoria ténue que producen.
  •  Conjuntivitis: sucede cuando las ladillas invaden las pestañas, así se produce una inflamación de la conjuntiva ocular y de los párpados (blefaritis). Es más frecuente en niños.

Diagnóstico de la infección por ladillas

El diagnóstico de ladillas puede realizarlo un médico mediante la exploración física del paciente en la consulta médica ordinaria. La sospecha de estar infectado por ladillas surge cuando una persona dice que siente un picor muy intenso en los genitales, y especialmente si reconoce haber mantenido relaciones sexuales esporádicas con personas diferentes en los últimos meses. El diagnóstico definitivo se realiza cuando se observa a simple vista el parásito enganchado al vello púbico u otras localizaciones del cuerpo. Otras lesiones de la piel ayudan también a identificar las ladillas como causa de estos problemas (heridas, úlceras, pigmentación, etcétera).

Se puede recoger al parásito y realizar un estudio completo en microbiología. Así se conocerá el género y especie del insecto de forma exacta. Esto no es del todo obligado, ya que a simple vista se pueden reconocer las características más importantes de las ladillas, que son principalmente un tórax ancho y una cabeza pequeña, lo que le da un aspecto de cangrejo.

También es frecuente observar pequeñas bolitas blanquecinas adheridas a los pelos donde están las ladillas. Son liendres que han implantado las ladillas; se pueden retirar con mucha paciencia y también se pueden estudiar en el laboratorio, aunque resulta más fácil estudiar al insecto adulto.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD