PUBLICIDAD

Salud al día
Síndrome de Guillain-Barré
El síndrome de Guillain-Barré, recientemente asociado a la infección por el virus Zika, es una parálisis progresiva de aparición aguda, pero que afortunadamente se recupera con el tiempo en la mayoría de los casos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Tratamiento y prevención del síndrome de Guillain-Barré

En todos los pacientes con síndrome de Guillain-Barré (SGB) el tratamiento se tiene que comenzar cuanto antes: cada minuto cuenta. Si han pasado dos semanas desde el inicio de los síntomas no se sabe si el tratamiento sirve ya para algo, aunque normalmente se administra de todas maneras. Todos los pacientes con SGB deben ingresar en un hospital, y habrá un porcentaje importante que requiera ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos para su vigilancia y monitorización o apoyo respiratorio.

La base del tratamiento del síndrome de Guillain-Barré es la administración de inmunoglobulina intravenosa en dosis altas. Se administra durante cinco días a una dosis de 0.4 mg/kg/día. Los posibles efectos secundarios son la meningitis aséptica, la erupción cutánea y la insuficiencia renal aguda.

El otro posible tratamiento del SGB es la plasmaféresis, que consiste en extraer la sangre del cuerpo, filtrarlo  para retirar los anticuerpos circulantes y devolverlo al cuerpo. Como es un tratamiento más complejo y menos disponible que la inmunoglobulina, y sus resultados son similares, se suele utilizar el tratamiento con inmunoglobulina. No se ha visto que asociar ambos tratamientos supongan un beneficio adicional. El tratamiento permite acortar la duración de la enfermedad, con una recuperación posterior más rápida.

Una parte muy importante del tratamiento del síndrome de Guillain-Barré es el tratamiento de soporte. El paciente debe ser vigilado de forma estrecha tanto en los referente a los síntomas como a sus constantes vitales. Además de la tensión y la frecuencia cardíaca es importante detectar de forma precoz la presencia de insuficiencia respiratoria. Hasta un 30% de pacientes necesitan ser intubados para ventilación mecánica, y hasta en un 20% se produce disfunción autonómica que también requiere ingreso en la UCI.

Durante el ingreso hospitalario es importante asegurar la nutrición del paciente con síndrome de Guillain-Barré. Si no puede tragar se tendrá que administrar nutrición por una sonda. Es fundamental realizar cambios posturales y cuidados de la piel para evitar la formación de úlceras y heridas por el encamamiento prolongado, además de movilizaciones articulares para que no se queden rígidas. La fisioterapia por lo tanto tiene un papel importante desde el inicio. La rehabilitación para conseguir la recuperación del paciente se debe seguir pues en el hospital y al alta, si es necesario.

También se debe cuidar del estado de ánimo del paciente, recordándole a diario que las expectativas de recuperación de la parálisis son muy buenas.

No hay forma de prevenir el síndrome de Guillain-Barré, salvo en lo que respecta a evitar infectarse por virus como el VIH o las hepatitis, o evitar las picaduras de mosquitos en los países en los que hay circulación de Zika. Sin embargo en la inmensa mayoría de los casos no se puede prevenir su aparición porque hay otros muchos factores causales, algunos de ellos desconocidos, imposibles de controlar.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dra. Sari Arponen

Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón
Dra. Sari Arponen

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD