PUBLICIDAD

Primeros auxilios
Terremotos
Los terremotos no siempre se pueden predecir con suficiente tiempo para evacuar la zona. Tomar ciertas precauciones que minimicen sus consecuencias y saber cómo actuar pueden salvar tu vida y la de otros.
Escrito por Alicia Díaz, Enfermera, experta en Primeros Auxilios

Cómo actuar después de un terremoto

Niño después de haber sufrido un terremoto

Después del terremoto pueden producirse nuevos temblores, por lo que no hay que bajar la guardia.

Prometheus72 / Shutterstock.com

Que haya finalizado el terremoto no quiere decir que todo haya pasado, pues es muy frecuente que se produzcan temblores posteriores que, aunque suelen ser menos fuertes, se deben tener en cuenta porque pueden provocar daños en estructuras previamente debilitadas. Las pautas a seguir después de un terremoto son:

  • Apagar si es posible los pequeños incendios y, si esto no fuera posible, abandonar inmediatamente el lugar y alertar a otros de su localización.
  • Permanecer alerta ante el olor a gas y cerrar el suministro principal. Revisar tuberías e instalaciones por las posibles fugas. No utilizar los interruptores, ya que si hay una fuga de gas las chispas podrían provocar una explosión.
  • Cortar la electricidad únicamente si se sospecha de daños en las instalaciones. Abandonar el lugar si la situación es demasiado insegura y no se pueden controlar los riesgos.
  • Revisar el edificio en busca de brechas o estructuras dañadas.
  • Durante el movimiento los objetos se mueven y caen; es importante revisar que no haya derrames de líquidos inflamables o tóxicos.
  • Siempre estar alerta a futuros temblores; no bajar la guardia.
  • Revisar en busca de heridas o lesiones, a uno mismo y a los demás del grupo. Si alguna persona se encuentra en parada cardiorrespiatoria comenzar maniobras de resucitación cardiopulmonar, y en el caso de que haya heridos aplicar primeros auxilios en caso de heridas.
  • Si vives cerca de la costa permanece atento a posibles tsunamis que se puedan haber producido por el terremoto.
  • Mantener encendida una radio o la televisión portátil para enterarse de puntos de reunión o posibles refugios.
  • No utilizar el teléfono móvil a no ser que sea estrictamente necesario.
  • Al abrir puertas, armarios o muebles, tener mucho cuidado con las cosas que puedan caer.
  • Si es necesario encender un fuego para cocinar es mejor utilizar carbón o cocinas de gas, y hacerlo siempre en el exterior.
  • No utilizar el coche a menos que haya una emergencia. Nunca se sabe cuándo se va a necesitar el combustible.
  • Si se ha tenido que evacuar la zona, dejar un mensaje diciendo la dirección o el lugar al que se ha ido para que familiares o amigos os puedan localizar fácilmente.

Proporcionar primeros auxilios

En situaciones de emergencia es cuando se ponen a prueba los conocimientos sobre primeros auxilios que llegado el momento pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Este tipo de situaciones brindan la oportunidad perfecta para ayudar a los demás y asegurar la supervivencia de todo el grupo.

  • Atender a las personas más frágiles y de mayor riesgo, como niños, ancianos, mujeres embarazadas, o personas enfermas. Proveer suficiente comida y agua, y que estén cómodos y tranquilos.
  • Asegurarse de que aquellas personas que sigan un tratamiento médico continúen tomando su medicación, ya que en los momentos de estrés es algo que se olvida fácilmente.
  • Al mostrar una actitud calmada y tomar la iniciativa los demás podrán ver que la situación está bajo control y esto les ayudará a estar tranquilos, lo que es vital para un buen desarrollo de los acontecimientos.

Actualizado: 8 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD