PUBLICIDAD

Heridas
Un golpe, un corte con un objeto afilado, o una mordedura pueden causar heridas que, según su gravedad, podrían necesitar atención sanitaria inmediata. Te enseñamos cómo actuar ante una lesión de este tipo.

Qué hacer ante una herida

Actualizado: 12 de abril de 2019

Si te dispones a curar una herida, ya sea propia, de un familiar o una persona de la calle, conviene que conozcas los pasos a seguir para hacerlo correctamente y evitar infecciones u otras complicaciones:

  • Antes de actuar, es importante lavarse las manos con agua y jabón.
  • Hay que observar si hay dolor, hemorragia, el tipo de herida que es y su extensión.
  • Conviene conocer la causa para saber qué hacer: por ejemplo, las mordeduras necesitan atención médica no inmediata.
  • Observa la hemorragia: si la sangre es más oscura y sale a impulsos es sangre arterial, más grave. En ese caso acude rápidamente a un centro de salud para ser atendido.
  • Si existe hemorragia se debe presionar con una gasa estéril. En caso de no tener una a mano, presiona con un paño.
  • Comprueba si hay objetos extraños en la herida (arena, cristal…), pero no los extraigas.
  • Una vez que la hemorragia ha parado, cubre la herida prestando atención a que no se adhiera, y vigilando que no vuelva a sangrar. Si dispones de algún gel bacteriano a mano aplícalo.

Qué no hacer para curar una herida

  • Nunca hay que hacer torniquetes, puede provocar necrosis del miembro.
  • Dejar la herida al descubierto o soplar sobre ella, ya que podría infectarse.
  • Sacar los objetos extraños de la herida. Puede que el cuerpo extraño esté taponando una hemorragia y es peor sacarlo que dejarlo.
  • Si se está aplicando presión a una hemorragia, nunca quitar la gasa/paño que esté en contacto con la herida, ya que podemos romper la capa que se está creando para detener la hemorragia.
Qué hacer y no hacer ante una herida

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD