PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El sedentarismo es ya el cuarto factor de riesgo de mortalidad global

La OMS se ha mostrado preocupada por el aumento de los niveles de sedentarismo en todo el mundo, que lo han llevado a convertirse ya en el cuarto factor de riesgo de mortalidad global. Propone medidas para evitarlo.
Sedentarismo y mortalidad

Pasamos más horas haciendo sillonball que practicando deporte.

02 de Febrero de 2012

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que el sedentarismo está aumentando en todo el mundo y se ha convertido ya en el cuarto factor de riesgo de mortalidad global. Para combatir esta situación, la OMS ha desarrollado nuevas recomendaciones sobre actividad física para mejorar la salud y que todos los grupos de edad sepan cuánto ejercicio necesitan hacer.

Estas directrices, adaptadas a grupos de edad que van desde los cinco a los 17 años, de los 18 a los 64 años y de los 65 años en adelante, ofrecen consejos sobre la frecuencia, la duración, la intensidad y el tipo de ejercicio apropiado para cada individuo.

Para los niños y los jóvenes, la actividad física recomendada por la OMS incluye juegos, deportes, transporte, tareas, actividades de recreo, educación física o ejercicios planificados a realizar en el entorno familiar, en la escuela y con el resto de la comunidad.

El objetivo es mejorar la forma física, tanto a nivel cardiovascular como muscular, la salud de los huesos y los biomarcadores cardiovasculares y metabólicos. Para ello, los niños y adolescentes entre los cinco y los 17 años deben realizar “al menos 60 minutos de media a intensa actividad física diaria”. “Realizar ejercicio durante más de 60 minutos proporciona beneficios de salud adicionales”, ha apuntado desde la OMS. “La mayor parte de este ejercicio diario debería ser aeróbico. Sin embargo, se deberían realizar también actividades de mayor intensidad, incluidas aquellas que fortalezcan músculos y huesos, al menos tres veces por semana”, señalan.

Para los adultos entre 18 y 64 años, proponen la realización de actividades físicas que incluyen ejercicio durante el tiempo libre, caminar o ir en bicicleta, realizar ejercicio en casa, juegos, deportes y ejercicio planificado. Todo esto puede llevarse a la práctica “en el contexto de las actividades diarias, en el entorno familiar y en las actividades comunitarias”. Este grupo debe realizar “al menos 150 minutos de actividad aeróbica de moderada a intensa durante la semana o al menos 75 minutos de ejercicio aeróbico intenso semanal o una combinación equivalente de actividad de ambas intensidades”.

Para conseguir “beneficios adicionales en salud”, los adultos deberían incrementar hasta los 300 minutos semanales el tiempo que dediquen a realizar ejercicio físico moderado o dedicar 150 minutos a la semana al ejercicio aeróbico intenso. El ejercicio para fortalecer los músculos debe realizarse “dos o más días por semana”.

Para el grupo de 65 años o más, la OMS propone realizar el mismo tipo de ejercicio que el resto de los adultos. A ellos les recomienda realizar “al menos 150 minutos de ejercicio físico aeróbico de moderado a intenso cada semana o al menos 75 minutos de actividad intensa semanal o una combinación de ambos ritmos”. El ejercicio debe realizarse en intervalos “de al menos 10 minutos”.

Para conseguir beneficios adicionales, deben incrementar su actividad física moderada hasta los 300 minutos semanales o dedicarse durante 150 minutos semanales a realizar una actividad física intensa o un equivalente combinado de ejercicio moderado e intenso. “Los mayores con problemas de movilidad tienen que practicar ejercicio físico para mantenerse y prevenir las caídas tres o más días a la semana. Las actividades para fortalecer los músculos deben realizarse dos o más días a la semana”, señalan desde la OMS.

EUROPA PRESS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x3
multiplica el riesgo de morir por hipertensión fumar marihuana
'Fuente: 'European Journal of Preventive Cardiology''