PUBLICIDAD

Salud al día
Párkinson
El párkinson es una enfermedad degenerativa crónica que se manifiesta generalmente por temblores incontrolables, pero hay otros síntomas que pueden ayudar a detectarla precozmente, conócelos.
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia

Síntomas del párkinson

Entre los síntomas del párkinson, se pueden destacar los que afectan de forma al movimiento, el control del equilibro o la postura del paciente; y otros asociados, no motores, que veremos más adelante.  

Síntomas motores del párkinson

  • Hipocinesia: debido a la disminución de la dopamina. Lentitud de movimientos voluntarios y automáticos. Falta de expresión de la cara. Escritura lenta y pequeña (micrografía). Torpeza a la hora de manipular objetos.
  • Temblores: lentos y rítmicos. Predominan en estado de reposo y disminuyen al realizar un movimiento voluntario. Es un síntoma que no necesariamente los presentan todos los pacientes de párkinson, aunque su presencia es muy importante, ya que el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson es muy difícil cuando no hay temblor.
  • Rigidez muscular: resistencia a mover las extremidades, hipertonía muscular. Se conoce como rigidez en 'rueda dentada' porque, aunque el miembro presenta resistencia a ser movido, a partir de un punto la resistencia desaparece y el movimiento es fácil. Se debe a que la falta de dopamina permite la acción exagerada de otra sustancia contraria a esta, la acetilcolina, que estimula los músculos y supone una dificultad en los movimientos.
  • Anomalías de la postura: inclinación del tronco y la cabeza hacia delante. Codos y rodillas están como encogidos.
  • Anomalías al andar: la marcha es lenta, con tendencia a arrastrar  los pies, y se alterna con pasos rápidos y cortos (festinación) con dificultad para parar. El paciente de párkinson sufre episodios de bloqueo en los que los pies parecen estar pegados al suelo, como si estuvieran congelados o imantados.
  • Trastorno del equilibrio: reflejos alterados, fáciles caídas.

Otros síntomas de la enfermedad de Parkinson que no afectan al movimiento

Si bien es cierto que los síntomas y signos relacionados con el movimiento, la postura y el equilibrio son los más frecuentes y fáciles de identificar, no son los únicos que puede desarrollar una persona diagnosticada de enfermedad de Parkinson:

  • Depresión y ansiedad: muchos pacientes diagnosticados de párkinson pueden desarrollar depresión o ansiedad, así como bruscos cambios de humor.
  • Alteraciones cognitivas: pérdida de memoria, confusión, dificultad para concentrarse.
  • Disminución de algunos sentidos, como el olfato.
  • Dolor sordo y malestar en las extremidades.
  • Trastornos del sueño: somnolencia diurna y siestas frecuentes. La rigidez y la hipocinesia pueden dificultar el sueño nocturno, sobre todo a la hora de levantarse de la cama, girarse o cambiar de postura.
  • Fatiga.
  • Problemas gastrointestinales.

Muchos de estos trastornos se deben a que la degeneración de la función de los ganglios basales puede acabar afectando a las estructuras situadas cerca del cerebro.

Una de estas estructuras es el tronco encefálico, donde se encuentra el tálamo, que regula funciones importantes como algunos de los sentidos y las sensaciones nerviosas que llegan al cerebro (al tálamo se lo conoce como la puerta de la consciencia). Otras estructuras que regulan el olfato, los movimientos de la respiración, las funciones del corazón o los vasos sanguíneos también pueden verse afectadas: el bulbo y la protuberancia.

Actualizado: 25 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD