Hipotermia
Escrito por Alicia Díaz, enfermera
Revisado por Dr. Pablo Rivas, especialista en medicina interna
La hipotermia se define como el descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35ºC, momento en el cual los mecanismos compensadores del organismo para mantener la temperatura del cuerpo comienzan a fallar. Descubre cómo actuar en estas situaciones.

Qué no hacer en caso de hipotermia

Como siempre en el tema de los primeros auxilios, también en el caso de la hipotermia existen acciones que no son beneficiosas y que pueden ser perjudiciales para la víctima:

  • Nunca dar a la víctima por muerta. Aunque el cuerpo esté frío y no se encuentren pulsaciones, existen casos de recuperación completa sin secuelas. Esto es porque el cerebro, aunque ralentizado, no está totalmente dañado y tarda más que el resto del cuerpo en dejar de funcionar.
  • Si hay partes del cuerpo congeladas, como dedos de las manos o de los pies, no frotarlas, hay que envolverlas en vendas tibias.
  • No usar una fuente de calor directo para calentar a la víctima, como agua caliente, fuego, mantas eléctricas o lámparas de calor. Al dar calor rápidamente la circulación se reactiva, en este caso, la sangre, aún fría, circula por los órganos vitales y los enfría, provocando un empeoramiento de la víctima.
  • No proporcionarle bebidas alcohólicas.
  • En los pacientes con hipotermia existe el riesgo de arritmias cardiacas graves. Por ello, hay que manejar a la víctima con suavidad y no realizar movimientos bruscos. Los movimientos intempestivos, o incluso los ruidos excesivos o disonantes, pueden facilitar la aparición de estas arritmias cardiacas y llevar a la muerte del enfermo.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 25/01/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ignacio Jáuregui

Experto en urticaria

“En el tratamiento de la urticaria crónica se están obteniendo resultados muy prometedores, y en muchos casos espectaculares, con un anticuerpo monoclonal que se diseñó para tratar el asma grave”

 

1,3 de cada 1.000 niños son sordos

Uno de los primeros síntomas de pérdida auditiva en los bebés, y a los que los padres deben estar atentos, es que no reaccionan a los sonidos fuertes y tienen problemas para distinguir la procedencia de un ruido.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'

 

PUBLICIDAD