Vaginitis
Escrito por María Dolores Tuñón, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
El 90% de las mujeres padece algún tipo de vaginitis a lo largo de su vida. Determinar el origen del problema para orientar el tratamiento más adecuado es fundamental. Conoce sus causas y síntomas.

Síntomas de vaginitis

Las vaginitis cursan con picor, hinchazón y enrojecimiento de los tejidos. Debido al intenso picor, pueden encontrarse también lesiones de rascado en la vulva. Estos síntomas se acompañan también de una secreción vaginal extraña denominada leucorrea, que será diferente dependiendo de la causa de la enfermedad:

  • Una infección bacteriana produce una secreción blanca, gris o amarillenta, con un olor semejante al del pescado, que se intensifica tras el lavado con jabón, al disminuir la acidez vaginal, lo que favorece la proliferación bacteriana.
  • En el caso de una infección por candidiasis, la leucorrea es blanquecina, de gran viscosidad y con grumos (suele decirse que tiene aspecto de yogur).
  • En una tricomoniasis, en cambio, la leucorrea es muy abundante, muy maloliente, de color verde-amarillento y espumosa.

La paciente puede sentir incluso dolor al orinar (disuria), dolor o irritación durante el coito (dispareunia) y dolor abdominal.

La vaginitis atrófica se manifiesta simplemente con una mucosa vaginal seca e inodora y dolor durante el coito.

Los síntomas de vaginitis, resultan muy molestos, y en algunos casos pueden presentarse algunas complicaciones leves, como la sobre-infección de las lesiones de rascado que hayan podido producirse en la vulva o en las zonas inferiores de la vagina.

 
Actualizado: 10/01/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Mariano Esteban

Virólogo experto en ébola

"Al igual que el suero hiperinmune, el ZMapp se tiene que administrar al enfermo lo más rápidamente posible tras la infección, y en ese caso sí demuestra eficacia"

 

3% de los niños en edad escolar sufre escoliosis

Esta desviación severa de la columna vertebral, que puede llegar a causar problemas cardiopulmonares o daños neurológicos, necesita cirugía para corregirse en uno de cada diez afectados.

Fuente: 'Sociedad Española del Estudio de las Enfermedades del Raquis (GEER)'

 

PUBLICIDAD