PUBLICIDAD

Mascotas
Enfermedades cardíacas en el perro
Nuestros perros pueden verse afectados por enfermedades del corazón de distinta índole. Descubre su origen, su mecanismo de acción y cómo podemos ofrecerle una buena calidad de vida a nuestro perro cardiópata.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento y cuidados del perro cardiópata

Un veterinario ofrece un medicamento a un perro cardiópata

El tratamiento del perro cardiópata dependerá del grado de insuficiencia cardíaca que padezca.

Dependiendo del grado de insuficiencia cardiaca que padezca, nuestro perro manifestará distinta sintomatología y su tratamiento requerirá mayor o menor urgencia. Hemos de tener en cuenta que la enfermedad no puede ser tratada por completo, excepto en la resolución quirúrgica de algunas cardiopatías congénitas, por lo que las pautas terapéuticas estarán dirigidas a mejorar la calidad y esperanza de vida de nuestro mejor amigo.

Estos son los puntos clave en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca en el perro:

  • Tratamiento higiénico-dietético: consistirá en aportar una dieta que cubra las necesidades del animal y optimice el gasto cardiaco. Existen dietas comerciales con un aporte de sodio restringido y un aporte calórico adecuado para mantener un peso ideal. También es interesante el aporte de complementos con L-carnitina o coenzima Q10. El ejercicio moderado diario es necesario para mantener una condición corporal óptima del can y prevenir el aumento de la congestión.
  • Tratamiento medicamentoso: disponemos de grupos de fármacos con funciones        concretas que se pueden combinar entre sí para mejorar el estado del animal y controlar los signos clínicos. Existen medicamentos para mejorar la contractilidad del corazón (simpaticomiméticos, digitálicos o inodilatadores, como el pimobendán), diuréticos (furosemida, espironolactona), venodilatadores (nitroglicerina), antihipertensivos (atenolol, hidralazina, benaceprilo, losartán) y antiarrítmicos (quinidina).

Es muy importante seguir las indicaciones de tu veterinario, no variar las dosis de los medicamentos sin su consejo y contactar ante cualquier cambio en la sintomatología de nuestro perro. Periódicamente deberás acudir para realizarle un chequeo cardiológico. Conseguirás que tu perro disfrute a tu lado durante mucho tiempo y más feliz.

Actualizado: 24 de Octubre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD