PUBLICIDAD

Mente y emociones
Cleptomanía
Los cleptómanos no roban para enriquecerse o perjudicar a nadie, simplemente lo hacen porque sufren un trastorno del control de los impulsos. Te explicamos cómo se manifiesta y qué técnicas existen para controlarlo.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Qué es la cleptomanía

Cleptomanía, la adicción a robar

Un cleptómano se siente impulsado a robar, incluso aunque el objeto que sustraiga no le sirva para nada.

Hay personas que por experimentar o simplemente por competir, cometen pequeños hurtos, pero si este comportamiento pasa de lo anecdótico a convertirse en algo habitual, puede estar escondiendo una verdadera enfermedad mental, conocida como trastorno del control de los impulsos, considerado como una adicción, denominada cleptomanía, en los próximos párrafos se verá en qué consiste, cómo tratarlo y cómo poder prevenirlo.

¿Qué es la cleptomanía?

La cleptomanía es un trastorno psicológico por el cual la persona denominada cleptómana o cleptomaníaca tiene una conducta repetitiva de apropiarse de aquello que le es ajeno. Hay que distinguirlo de la actividad del ladrón esporádico o habitual, cuyo objetivo es el enriquecimiento ilícito buscando un beneficio personal. En cambio, en la cleptomanía, el momento del robo se convierte en sí mismo en la finalidad del acto, no persiguiendo un enriquecimiento personal ni el perjuicio de la persona a quien roba.

El paciente con cleptomanía sufre de un trastorno del control de los impulsos, por lo que se ve irremediablemente obligado a sustraer cualquier objeto independientemente de su valor; un impulso a satisfacer rápidamente cuando se encuentra en un lugar propicio para ello, sin necesidad de premeditación ni planificación.

Aunque las causas de la cleptomanía todavía no están claras, parece existir un componente hereditario en cuanto a trastornos del control de los impulsos se refiere. También se ha informado de casos cuya causa se debe a una contusión en la cabeza. La cleptomanía no parece estar relacionada con la capacidad económica, el nivel educativo alcanzado ni el grado de marginalidad de la persona, tal y como sucede con la comisión de algunos delitos.

Este trastorno es más común en mujeres que en hombres (presentándose en ellas en dos terceras partes de los casos); suele iniciarse entre la adolescencia y los años inmediatamente posteriores; de ahí la importancia que tienen los padres a la hora de reconocer los primeros síntomas de esta enfermedad, en la que el hijo trae a casa objetos sin que sea capaz de dar una razón convincente sobre cómo los adquirió.

Hay que tener en cuenta que en esta época de la vida las personas que sirven como referente han dejado de ser los padres, para convertirse en los iguales, de ahí la importancia de escoger un buen grupo de amigos, ya que de ello van a depender buena parte de los hábitos saludables o no que se puedan adquirir.

Actualizado: 5 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

17,5
millones de europeos de entre 15 y 64 años han consumido cocaína alguna vez
'Fuente: 'Informe Europeo sobre Drogas 2017: Tendencias y novedades' del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías''